domingo, 15 de marzo de 2009

Pensando en el mar.




..Como buque anclado en puerto, acusando los años después de tantas y tantas travesías, aguarda a que otros viajeros le hagan partícipe de las historias que ocurren por los mares antaño vividos, pero por los que ahora no navega.
.Desde que se dió cuenta que podía ser un lastre que minase a aquellos a quienes tanto quería, decidió como otros muchos ir en pos del reposo del guerrero, en donde pudiese capear el temporal, para que ningún vaivén le cogiese por sorpresa.
.Pasa sus tardes, apacible, contemplando el horizonte que se esconde tras el faro. Satisfecho del deber cumplido y aguardando cada día la belleza de otra puesta de sol, irrepetiblemente mágica.
.

10 comentarios:

Lasosita dijo...

El final tan positivo y alegre, como los tuyos, Marisa! No cambies jamás!

Cada día, una puesta de sol diferente.

Recibe un abrazo, en tu hermosa Xanela!!

Marisa dijo...

Gracias Susi, tus comentarios
sí que son positivos.
Un abrazo de los nuestros.

Leola dijo...

Querida Marisa, me gusta este texto que combina la fuerza del mar con la serenidad de la satisfacción por haber cumplido el trabajo.
Desprende mucha paz y esperanza. Y como siempre la sabiduría que te caracteriza.
Precioso.
Un beso grande.

merce dijo...

Marisa, un regalo de esperanza...aguardando cada dia la belleza de otra puesta de sol.

Un abrazo grande.

Runas dijo...

No hay nada mejor que sentirse con el deber cumplido, eso tiene su recompensa y es el tener tiempo para mirar esas hermosas puesta de sol. Gracias por tu comentario

Marisa dijo...

Leola,Merce,Runas gracias por
estar en estas páginas conmigo.
Muchos besos.

mareaxe dijo...

Encantador y muy bello, digno de una gran poetisa.
Te felicito.

Marisa dijo...

Mareaxe, gracias por pasarte por aquí,sé bienvenido.
Iré a conocer tus páginas.
Moitos bicos.

Sir Bran dijo...

A mí, como persona dependiente del mar, y tremendamente respetuosa con sus embarcaciones, me ha parecido un relato muy bonito. Le has dado personalidad a un ser que no debía tenerla, y al final se ha apoderado de una nostalgia preciosa.
Me ha encantado leerte Marisa.

Marisa dijo...

Gracias Sir Bran, como persona que
vive viendo el mar,no puedo por más
recurrir a él continuamente para cantar sus alabanzas. Por otro lado te diré que cuando escribo, las recreaciones en las que me inspiro siempre están en mí o en lo que me rodea.

Gracias por leerme, para mí que tu lo hagas es un honor porque admiro
tus textos llenos de poesía.

Unha aperta moi forte.