domingo, 22 de marzo de 2009

En pos de tiempos mejores.


. Corren malos tiempos, parecemos estar desencantados. Se nos prometió el oro y el moro y ahora llega la triste realidad. Ya no se puede pagar todo aquello que hacía la vida más cómoda.
. Creo que la crisis no tiene la culpa de todo lo que sucede. No fue ella la que mandó vivir por encima de las posibilidades, ni la que hipotecó nuestro futuro. Fue la codicia, cómplice de nuestra desgracia, creando necesidades inexistentes.
. Habrá que ilusionarse de nuevo, aprender a vivir con menos cosas, a ser más solidarios, a ser respetuosos con el medio ambiente y a saber distinguir lo que es importante de lo que no lo es.
. Entonces, quizás podremos hablar de tiempos mejores.
.

9 comentarios:

merce dijo...

De las crisis, siempre se sale fortalecido, o eso debebiera ser.
Habrá que mantener alta la ilusión,y hacer cambios...si.

Un abrazo grande Marisa.

Leola dijo...

Querida Marisa, habiendo yo nacido en Latinoamérica, en un país donde las crisis económicas eran continuas y la pobreza una constante, puedo decir que no sólo se puede vivir con menos, sino que la felicidad en definitiva no depende de las posesiones y del dinero, una vez solucionadas las necesidades básicas. Así lo dicen también las estadísticas. Y es verdad que sólo vendrán tiempos mejores si cambiamos de actitud.
Gracias por una reflexión, como siempre en ti, tan lúcida.
Un beso.

Elen dijo...

Una cura de humildad siempre viene bien.
No es mas rico quien más tiene sino quien menos necesita. Procuro transmitírselo siempre a mi hija, aunque no sé si con mucho éxito.
Un próspero beso.

Lasosita dijo...

Creo que estamos todos de acuerdo. Todos los días veo otra clase de luchas, las de salvar la vida, la de conseguir un pequeño logro hasta el momento inexistente o perdido... y no es el dinero, ni nada que pueda comprarse.
Lo importante está escondido tras el primer plano que nos da la visión del consumismo. Siendo mentira.

Qué o a quienes querríamos a nuestro lado si tenemos dolor, si estamos solos, si nos sentimos rechazados? un puñado de billetes?

No, buscamos cariño, compañía, salud, vivencias.

Un enorme abrazo, y gracias por valorar en tan pocas palabras... lo importantes que somos las personas, Marisa!

Sir Bran dijo...

No hay como bajar la velocidad, para que cada detalle del paisaje se haga valer en belleza.
Y tampoco hay nada como bajar las miras, porque solemos tener cosas muy valiosas cerca de nosotros.
Como decía Sabina: "Había un hombre tan pobre... que solo tenía dinero".
Tosa situación es buena par algo.
Y hay un valor que se había disuelto mucho, que se llama humildad.
Alguién tenía que tocar este tema, y me gusta que hayas sido tú, que tienes delicadeza suficiente para que no suene a retahíla:
Me gustas as tuas apretas, e non uqero ser menos... outra pra ti.

Marisa dijo...

Merce,la ilusión es lo último que se pierde.Que no sea necesario.

Leola,la necesidad obliga,curte el espíritu y agudiza el ingenio.

Elen es bueno que nuestros hijos vivan en el valor de la humildad.

Susi,siempre tan sensible, captas muy bien el sentido de lo que es importante.

Sir Bran, tus comentarios siempre tan positivos, me animan a exponer
pensamientos y reflexiones que me preocupan.

Moitos bicos e apertas para todos.

Oscar García dijo...

Quizás como dices podamos ser mejores, o al menos más humildes.

Moitos Bicos :P

Cesc dijo...

Me encantó la foto...

Besos

Marisa dijo...

Gracias Oscar, gracias Cesc,
por no olvidaros de visitar esta humilde Xanela.

Un abrazo grande.