martes, 30 de septiembre de 2014

La vida sigue




















 Pintura:Do-Duy-Tuan



La semilla palpita
al calor
de las entrañas
para erguirse
en la luz
de lo verde

La vida no se para,
cerca de mí
se ensancha el cielo.

Tiempos
de cuna y sueño
donde mecer
la esperanza.

Latidos de otoño
para una nana.



12 comentarios:

carmen jiménez dijo...

Si de algo estoy segura, es que cerquita de ti, se ensancha el cielo.
Un beso Marisa y gracias siempre por la belleza y la esperanza que destilan tus versos.

De barro y luz dijo...

No hay mejor nana para acunar que la que mueve la brisa de tus versos.


Bss

Marinel dijo...

Como una dulce nana suenan tus versos otoñales.
Besos.

Nines Díaz Molinero dijo...

Felicidades por este hermosísimo canto de bienvenida a la vida que queda fundido, como acostumbras, con la imagen que lo acompaña. Un abrazo, Xanela.

J. R. Infante dijo...

El otoño es lo que tiene, querida Marisa, sembramos para recoger en la ansiada primavera.
Cuánta belleza en tus versos.
Un abrazo

Darilea dijo...

Que mejor que una nana para esa verde luz. Un saludo Marisa.

José Manuel dijo...

Todo continua al ritmo pausado del otoño, suave...suave como una nana.

Besos

Verónica Calvo dijo...

La vida no se para, se abre camino incluso en los lugares más imposibles.

Este poema es precioso, querida Marisa.
El otoño es una cuna donde mecer la esperanza, donde llenarse de fragancias y colores, donde dejarnos abrazar por ese latido.

Besos!!!

Amando García Nuño dijo...

Visión alternativa del otoño. Se agradece.
Abrazos, siempre

Narci M. Ventanas dijo...

Sí mezaos la esperanza mientras aún nos quede alguna.

Bello.

Besos

Adriana Alba dijo...

que bonito!
Me encantan las nanas...
Besos Marisa.

LA ZARZAMORA dijo...

Esos latidos de una nana son los únicos que nos harán renacer hoy y mañana, y...

Besos, Xanela.