martes, 8 de febrero de 2011

Sendero de vida

Claude Monet



Redescubriendo el ayer
me doy cuenta
que la infancia ha sido adulta,
mezcla de necesidad y ternura
han hecho la columna vieja

la juventud nos ha encontrado,
tú en mí y yo en ti
nos lo hemos repartido todo,
desde la alegría y el gozo
hasta la incertidumbre y el miedo,
han hecho fuerte
el débil armazón
para enfrentarse a la vida

abrazamos la madurez
tú en mí y yo en ti
experiencia y sentimiento
en la calma de esta bahía,
unas veces se oscurece
y otras sus aguas se iluminan.








27 comentarios:

Montxu dijo...

Vivir la infancia en plena madurez tampoco es malo, y menos si es acompañada. extraños versos que me contradicen...En fin seré que ando un poco torpe.


Besos mil

MORGANA dijo...

Aunque la infancia haya sido adulta,si os reencontráis ¿Qué más se puede pedir?
Besitos.

Marisa dijo...

Montxu, ser adulto
en la niñez es
demasiada carga.

Besos

Marisa dijo...

Pero lo bueno Marisa, es que cuando te das cuenta de ello, vives con mas intensidad cada momento, intentando recuperarlos en los actuales y valorando mucho mas los ratos felices.

Saludos

Ananda Nilayán dijo...

Este sendero de la vida, Marisa, tiene su dosis de resignación, asombro y aplomo.
Al menos si la bahía está serena, aunque tenga sus cambios de luz, todo estará reposado.

Besitos

Adolfo Payés dijo...

Me gusto como le diste ese cuerpo a tu poesía..y la pintura es belleisima, es sentir esos pasos dados en la infancia..



Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos de siempre...

andré de ártabro dijo...

Maravillosa bahía de la vida, vida real , vida misma, con sus penas y sus alegrías;penas, que juntos se mitigan ; alegrías, que unidos se multiplican. y en la madurez que siga siendo esa mezcla de necesidad y de ternura.

Tus versos desprenden vida y dulzura. Un beso

Sneyder dijo...

Llegas a la edad adulta, y descubres que no tuviste niñez…demasiado duro para una niña.
Para más tarde ser experiencia y sentimiento en tu iluminada bahía.

Un cariñoso abrazo

TriniReina dijo...

No todos saben mecerse en esta bahía que tan hermosamente describes. Tampoco creo que la base de esas mansas aguas sean el conformismo, hay muchos matices que unidos conforman esa manera dulce de amar, de amarse, de compartir-se.

Besos .

Amig@mi@ dijo...

Cada etapa unos retos, pasarla feliz, objetivo de todas ellas.
Me apunto ;)
Besos

Sir Bran dijo...

No hay mejor resumen de vida que el que puedas hacer tu Marisa...
sea cual sea el color del agua de la Bahía,
suena a homenaje para ti misma
y por supuesto para tu otra mitad.
Una misma senda... durante años y años.
Ojala queden muchos más.
Besiños.

María Bote dijo...

Muy bellos la pintura y el poema, querida amiga poeta.
Puede ser triste sentirse adulto en la niñez, mas esta puede también recuperarse en la edad adulta, dando
paso a sueños e ilusiones, sobre todo
si son compartidos.

Besos. María.

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Querida Marisa: es una tierna y entrañable trayectoria de amor donde reluce la entrega incondicional.
Un beso

Lucía Camila Leiva dijo...

AMO MONET! Y HERMOSA POESÍA

Fibonacci dijo...

Precioso poema...me ha encantado...un saludo

fonsilleda dijo...

Maravilloso resumen de una vida: "tu en mí, yo en ti"

Carver dijo...

Redescubrirse en la madurez de los senderos de la vida; bonito poema.

bss.

Nacida en África dijo...

Mi querida Marisa: Creo que encontrarse el uno en el otro es lo más bello que podemos conseguir en esta vida pues son los cimientos que nos aguantan en los malos y en los buenos momentos.

Son versos expresados con suma delicadeza.

Brisas y besos.

Malena

Albino dijo...

La infancia, bien llevada, puede prolongarse y con los años la pareja se va convirtiendo en adolescente, luego en adulta, pero queda ese espíritu de los primeros tiepos: tu en mi; yo en ti.
Bicos

ONUBIUS dijo...

Son los vaivenes aterciopelados que nos descubren el día a día, pero su belleza, con el paso de los años pocas cosas la enturbiaran y es que crecieron en el respeto de acompañarse en el sendero de la vida...

abrazzzusss

JAVIER AKERMAN dijo...

Quiero, querida Marisa, volver a ser niño en un sueño de adulto.
Un fuerte abrazo.

Jorge Torres Daudet dijo...

Es cierto, Marisa, no vivir la niñez como niño, no es deseable, si embargo es uno de los males que esta sociedad no ha resuelto. Millones de niños llevan una carga familiar con duros trabajos.
La juventud es la explosión del amor, del deseo, y que bonito cuando éste se prolonga en el tiempo, compartiendo.
Me ha gustado mucho tu mirada al ayer.
Besos.

De cenizas dijo...

Maravilloso sendero que llevará a la vejez "tú en mí y yo en ti"


besos

Olivier Franconetti Benamor dijo...

Hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.

gracias.

anuar bolaños dijo...

El tiempo nos cuece, nos aliña, nos añeja...
El amor nos reverdece.

Narci dijo...

En el sendero de la vida, lo importante no es la meta, la gran desconocida, que nos acoge a todos, sino el sendero mismo, cada paso y cada recodo del camino, y sobre todo la compañía en su recorrido.

precioso poema.
Besos

merce dijo...

Solo leo una y otra vez y me encanta.

Es el paisaje de una vida...!!!


Un abrazo Marisa