domingo, 3 de octubre de 2010

Vals de otoño




Bailemos el vals

del paso del tiempo
dejarse llevar
como hojas al viento

con ritmo incansable
con paso sediento
sin ofrecer resistencia
al fugaz momento

caeremos rendidos
en brazos del sueño
nos acunará
el dulce silencio.


29 comentarios:

Ananda Nilayán dijo...

Las hojas fluyen en su naturaleza sin más, sin menos, como la musicalidad de estos versos fluyen en sentimientos serenos.

Besito y feliz regreso

Alma naif dijo...

Y si... tan maravilloso ese morir lento de las hojas de otoño... realmente parece que bailarean en el aire, antes de caer a la madre tierra!!!
Besos para este maravilloso poema Marisa!!!
Que tengas un bello domingo!!!

Fernando dijo...

Creo que sí, hay que dejarse llevar como si fuéramos hojas al viento. Si nos resistimos, huracanes se levantan y te arrastran, dejándote malherido. Es mejor, como dices, no ofrecer resistencia, permanecer en silencio, refugiarte en tu interior. Un fuerte abrazo, Marisa.

Mai Puvin dijo...

En otoño y en toda estación hay que dejarse llevar por la melodía y bailar... como si nadie nos viera.

Preciosa poesía.

Un abrazo enorme!

Quino dijo...

Buena forma de demostrar lo que es el otoño, con esa melancóloca musicalidad que a tod@s nos inspira.

Besos...

santiago dijo...

me gusta el vals, creo que tiene una perfecta armonía y me gustó tu poesía.
Un placer leerte y saludarte

EL AVE PEREGRINA dijo...

Hermoso vals al ritmo del viento que acaricia.

Le añado:

De prisa y veloz
volemos sin pausa,
llevemos la paz
con empeño efuso.
Al son de ese viento
que sigue su marcha...
lleguemos a tiempo...
¡que no nazca escarcha...!
en los corazones,
de ansias y tormento
lleguemos a tiempo
leguémosles dones.

Un abrazo Marisa, espero que la lluvia "amaine".

Felix Casanova dijo...

Marisa...

Bella forma de describir ese "Vals" del Otoño que ya está encima. Parece que todo pasa más despacio, como las hojas caen al suelo, y nos contagiamos de ese dulce silencio...

Un abrazo

Sentimientos! dijo...

cQuerida amiga
escribes maravilloso.
Gracias por compartirlo...
buen inicio de semana.

saludos

Sir Bran dijo...

Me ha sonado a una dulce muerte, que renovará a cada árbol... y a cada bosque que se precie.
El viento ha llegado, y sé que realizará su función.
Las hojas quedarán preciosas, como en la imagen que nos traes, encabezando tus también preciosas letras.
Besiños.

Amig@mi@ dijo...

Me apunto, me encanta el otoño, pero el de verdad, no el que tenemos por aquí...
Se te echaba de menos. ¿Todo bien?
Besos pre otoñales.

MORGANA dijo...

Adoro el otoño y esta entrada le va como anillo al dedo.
Muy hermosa.
Besos

Meiguiña dijo...

Estamos en la estación del año que más me gusta, el sonido al pisar las hojas, esos días de suave viento y aire pero ¡que día el de hoy!

Bicos meigos dende unha Coruña moi pasada de auga, vento e frío

Ashia dijo...

Bailemos, Marisa, dejemos que nos lleve a su compás, al son de las hojas que al mirar nos hacen ese vals, no queda otra.

Precios, verdaderamente precioso.

Me alegra leerte de nuevo, pensaba que habias cerrado el blog.

Besos muy muy fuertes,Xanela

Marisa dijo...

He pasado unos días
en las templadas
tierras de Lanzarote
disfrutando de todo
lo que ha cautivado
al gran Saramago.

Ese es el motivo por
el que no estuve presente
en todos mis queridos blogs.

Mil besos para todos

REL dijo...

Bailar, girar, perfumar al mismo sol, colorear el mundo...y cuando llega el otoño en la vida, tener la dignidd y grandeza de la hoja.
Besiños de bienvenida y abrazos de corazón a corazón, amiga.

TriniReina dijo...

El otoño, para unos un vals y para otros un requiém...

Me apunto a los primeros.

Besos

Susi DelaTorre dijo...

Uno de los bonitos rasgos del otoño... el baile de sus hojas,
en el viento...

Un abrazo, sí... Marisa!

( Nos vemos pronto )

Bolboreteira dijo...

El encanto del otoño...esos tonos marrones y las ojas de los arboles callendo.....
Bicos

fonsilleda dijo...

¿Te das cuenta?, siempre el silencio ansiado y amado.
El otoño es el inicio de un renuevo que se producirá. Porque para que algo renazca, primero debe morir.
¿No?
Me encanta Lanzarote, del viento de la brisa, de las nubes que pasan y no se detienen, del agua marina y del color de la negra lava.
Bicos.

Sakkarah dijo...

Habrá que bailar ese vals para que no se haga muy costoso el cambio...

Muchos besos.

Jorge Torres Daudet dijo...

Bailad, bailad, benditos... que no malditos, ese vals que incitará al sueño.
Ah! pillina, cómo te lo tenías callado. Pues muy a propósito de tu poema, aunque ese viento, en Lanzarote, se las trae; sobre todo al tomar tierra el avión.
Besos.

merce dijo...

Dejarse...y volar con tus versos el amable otoño, que todo lo transforma.



Un abrazo Marisa y bienvenida!!!

De cenizas dijo...

Ese vals es... la vida.


besos

lemaki dijo...

será inútil mi empeño
habrá noches afiladas
por la ausencia
golpes amargos
sobre las arrugas de mi cama
te hablaré de mentiras
países masacrados por la dulzura
hablaré y hablaré
hasta pedir perdón
aunque no me creas


Jacqueline Goldberg

Me gustó mucho tu música especial para este otoño, aunque pensaras en otro concepto del otoño: la madurez, la monotonía de los años, la experiencia, el inevitable pasar de la vida... versos muy sensibles.

saludos.

Sneyder dijo...

Que tiene el otoño que ha todos nos hace vibrar…con ritmo incansable, con paso sediento
sin ofrecer resistencia al fugaz momento….

Un beso

Alís dijo...

Es mejor no ofrecer resistencia y disfrutar de lo que cada momento, cada tiempo, nos ofrece.

Biquiños

Noray dijo...

Hermoso vals,
el de la hojarasca al viento,
hasta romper el silencio
bajo nuestros pies.


Un fuerte abrazo.


PS: ¡Lanzarote, qué belleza!

irene dijo...

Una maravilla de poema, me gusta el otoño, y bailo este vals del paso del tiempo dejándome llevar, nací en otoño.
Precioso, Marisa, un beso.

Muy bonito también el vídeo.