viernes, 15 de octubre de 2010

Bello ocaso

.
.
.
Al crepúsculo dorado
posado en el horizonte
el ocaso es bello

con cada ola
sobre espejo sin tiempo
mi paso avanza

se zambulle mi alma
en camino refulgente
hasta que llega la sombra

es su beso
sobre aguas tranquilas
la paz que mana.

.
.

37 comentarios:

MORGANA dijo...

Hermosa entrada marisa,una belleza.
Mil besos.

Sneyder dijo...

Bella entrada acompañada por una mágica puesta de sol.
El poema invita a relajarnos ante tanta belleza desplegada.

Un beso Xanela

Amelia Díaz dijo...

Qué belleza y qué paz trasmites, preciosa.

Un poema hermosísimo...

Alma naif dijo...

Dan ganas de estar en ese lugar... se siente mucha paz al leerte!!!
Siempre consigues eso en mi...
Besos cielo, buen fin de semana!!!

andres lopez villar dijo...

Crepúsculo dorado
sobre espejo sin tiempo
en su beso
sobre la paz que mana.

¡cuando las cosas están bien hechas , bien suenan , las pongas como las pongas,
serían igual de bellas si en lugar de ocaso :amaneciera.
Precioso poema .
Un beso

Ashia dijo...

Que belleza, el crepúsculo posado en el horizonte, haces que me recree en ello, que tranquilidad, que añoranza, te acompaña la mía, en este momento se ha zambullido en la belleza de tus versos.

Que maravilla, Xanela.

Besos

Espinar dijo...

Me encanta, me encanta todo lo que es bello, el crepúsculo al igual que tus letras

Paloma Corrales dijo...

Serenidad infinita transmite tu poema, Marisa, y esa "zambullida" del alma tiene algo renovador que libera.

Un beso.

Fernando dijo...

Los ocasos en Galicia son una maravilla. Galicia no es un país del sol naciente, es un país en que el sol se duerme, se acuesta, poco a poco, tranquilamente, haciéndonos llegar la añoranza de las personas y de las cosas. ¡Qué belleza! . Un saludo cordial.

Sergio dijo...

Hola Marisa,

preciosos versos al atardecer...
Me encantó!

Te dejo saludos argentinos,

Sergio.

Mai Puvin dijo...

Bellísimos versos, me encantó la entrada.

Abrazos.

Ananda Nilayán dijo...

De la magia del ocaso pocos escapan.
Serena verlo y tu, Marisa, lo has transmitido muy bien en estos versos (hasta ahora no te he encontrado un "pero" ^^)

Besitos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Tardes de sol que nunca se ponen...

Saludos y un abrazo.

Noray dijo...

¡Qué belleza, Marisa!


Esa paz es la que mana al leer tu poesía.

Quizás, Marisa, el tiempo permanece
y pasamos nosotros delante de él
casi sin llegar a darnos cuenta.


Un abrazo fuerte.

Gallego Rey dijo...

Unos versos decididamente preciosos.

Roberto Esmoris Lara dijo...

Y en este lado del mar, que no hay ocasos, sale la luna de octubre quebrando el agua con luces.
Me llega tu perfume sereno y puro, Marisiña

Susi DelaTorre dijo...

Dorados ocasos, que encuentran su poema, en tus manos.

Un gran abrazo, en tu Xanela hermosa...

De cenizas dijo...

La paz es luz sobre las aguas mansas del atardecer...


besos

TriniReina dijo...

Admirar un crepúsculo, a poder ser a solas con una misma, en silencio, con el mar cerca...Una delicia, tal cual tu poema.

Besos

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Querida Marisa: reconfortante tu poema por la tranquiladad y sosiego que inspira. Un beso

Gabiprog dijo...

Que hermosa es la vida a pesar de que a veces nos encontremos con arrecifes...


Un abrazo!!!

bixen dijo...

"Bello preludio"... quisiérase así ver.

mar dijo...

Ese momento en que se funden el sol y la tierra obsequiándonos con esos maravillosos colores siempre son especiales, y tu lo describes maravillosamente
Un beso de Mar

Alís dijo...

Gracias por hacernos ver ese atardecer.

Alís dijo...

Biquiños

fonsilleda dijo...

Es que estos nuestros ocasos son...
Quizá solo los poetas sepais "ponerles nombre".
Esa luz, esa calma, ese tono...
Bicos.

Sir Bran dijo...

Hay ocasos así de evocadores, y me gusta saber que tú estás ahí... observándolo y sintetizando su hermosura en calmosas palabras.
Las almas deberían tener ocasos así... como este...
las sombras sabrán esperar.

Besiños.

Marinel dijo...

Los amaneceres dorados hacen que la vida se vista de gala ante nuestros ojos.
Y tú lo pintas con tu poesía.
Un beso.

Maria Varu dijo...

la belleza y la plenitud no tiene lugar, ni tiempo, ni medida... es la sencilla expresión del alma

qué mane! Marisa

un beso grande

Sakkarah dijo...

Me gusta la armonía que se desprende de el.

Un beso.

latrís dijo...

Hoy da paz leerte Marisa!
Un besote y feliz finde!

Jorge Encinas Martínez dijo...

Preciosa fotografía y precioso poema: belleza, interioridad, paz. Es un gusto leerte, Marisa. Besos

Ricardo Miñana dijo...

Hermosa la posia nace de tan bello ocaso,
un placer pasar a leerte.
que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.

Amig@mi@ dijo...

Precioso.
Aquí son más bonitos los amaneceres que los ocasos. ES curioso, pero es así.
Ambos efímeros, pero ambos cargados de color y belleza.
Un abrazo y feli domingo

Amaya dijo...

Atardecer dorado de la vida, donde se comprende todo, donde todo alcanza la plenitud de su significado..
Que nos llena de paz, de esa paz que produce el saber que el universo en realidad está dentro de nosotros.
Bellísimo!
Besos y un fuerte abrazo

Meiguiña dijo...

¡Que belleza!

bicos meigos

Meret ® dijo...

Maravillosos poema e imangen...

Una belleza de post.
¡Mis felicitaciones!

Besos.