sábado, 25 de abril de 2009

¿Qué quieres?

¿ Qué quieres ?.

Si ya lo sabes
una meta tienes,
si no lo sabes
búscalo, encuéntralo.
Ahora queda el recorrido.
Tendrás que ir soslayando escollos.
La nave llegará a buen puerto
no lo dudes.
La lucha será dura pero
la voluntad será la protagonista.
La recompensa
vale la pena.
……………..
¿Serás feliz? .
Solo a ratitos.

18 comentarios:

Sir Bran dijo...

Serás feliz a ratitos.
No sé yo...
No me convence la afirmación.
Mi idea es que uno no piensa en la felicidad cuando tiene algo que se le parece.
Y... por el contrario, se habla de ella o se reclama, cuando uno la echa en falta.
Pero, ser feliz a ratitos no es muy viable.
Si tienes algo parecido a la felicidad, cubre los momentos por completo... y los llamas incidencias.
Me he enrrollado.
Pero sabes que me gusta sacar conclusiones del maravilloso hecho de leerte.
Bicos.

Lasosita dijo...

La felicidad, sea lograda con esfuerzo o llegada como algo merecido, siempre es algo fragmentado en el tiempo.

Nos sucede en un instante, en una tarde, en un lugar; para luego desaparecer y , sin convertirse en infelicidad, se queda atenuada.

Pero siempre optaremos por volver a encontrarla sin prisa, porque la conocemos y sabemos que está ahí, en alguna parte, jugando al escondite...

Un abrazo, Marisa!

Marisa dijo...

Sir Bran, mucha gente hay por el mundo sin saber lo que quiere, si lo alcanza y con ello es feliz, es afortunado.
Un abrazo.

Marisa dijo...

Lasosita alcanzar una meta que te has propuesto debe de implicar felicidad aunque sea a ratos,
porque todo el tiempo es muy difícil.
Moitos biquiños.

merce dijo...

Marisa, si, me parece importante, saber a donde ir.
Si por el camino encuentras experiencias interesantes será muy bueno y quizá esa misma meta sea un logro que pueda dar felicidad por un espacio de tiempo, mas o menos. Habrá valido la pena.

Un beso y un abrazo.

cuentapasos dijo...

Nunca me resultó importante la cantidad, sino la calidad de la felicidad.
Tienes un bello espacio y me gusta lo que cuentas en él
Saludos

Martín dijo...

La felicidad es algo tan subjetivo! Yo creo que lo soy, pero igual estoy triste.. Me voy pensando. Un beso

Marisa dijo...

cuentapasos, gracias por venir, espero verte a menudo por estos lares.
Saludos.

Martín, bienvenido a esta mi casa.
No te preocupes ni pienses demasiado si es que crees que eres feliz, es que lo eres realmente.

Un biquiño.

Marisa dijo...

Merce,pienso que hay que vivir intensamente todo eso que te hace feliz, porque con esa fuerza construyes y apartarnos en la medida de lo posible de todo lo negativo.
¿Quién es capaz de decir que es feliz todo el tiempo de su vida sin ninguna nube que la enturbie?.

Maria Varu dijo...

Quien sigue su meta, aunque sea sin saberlo, dejándose guiar por su propia intuición o instinto...
quien "soslaya escollos"... sin duda llegará a buen puerto, ¿cuál? no sé si importa mucho, quizás lo que más importe sea precisamente llegar.
Y los "ratitos" seguro que serán los buenos los que más se recuerden.

Breves tus palabras, pero hondas y certeras.

Besos Marisa.

Leola dijo...

Querida Marisa, yo creo que esa búsqueda es la base de la vida, es la vida. Una gran búsqueda rodeada de pequeñas búsquedas cotidianas. El recorrido, como todo, tendrá luces y sombras. Pero sentirse seguro de querer recorrer ese camino (y no otro), a pesar de todo, es lo que nos puede dar paz. Y estar en paz con uno mismo se parece a la felicidad.
Un bico.

Marisa dijo...

María, ojalá que nos queden en el recuerdo más partes positivas que negativas, entonces podríamos decir que fuimos más o menos felices.
Un beso.


Leola,estoy en todo de acuerdo contigo, la lucha del día a día, despacio pero con paso seguro, será
el que nos dará la paz que todo ser humano necesita.

Un biquiño.

Elen dijo...

Totalmente de acuerdo Marisa. La felicidad solo se consigue a ratos y mejor que así sea, de otro modo no sabriamos saborearla.
Un besote.

Marisa dijo...

Así es Elen,vayamos saboreando los buenos ratos que nos va dando la vida.

Moitos bicos.

Walter Portilla dijo...

Sí, Marisa, por ratitos vamos conjugando la vida. La vamos uniendo por ratitos para ser felices y esos ratitos que nos metemos al bolsillo, habrán de ser la vida entera cuando menos lo pensemos.
Un besote querida amiga

pasajera dijo...

ayyyy
saber lo que quieres ya me parece todo un reto... jaja... que no se puede quererlo todo!
Qué acertadas me parecen tus palabras!
supongo que la palabra clave es la voluntad, como tú dices, será la protagonista, lo que pasa es que la condenada no sé donde se esconde a veces!
por momentos, te aseguro que todo está tan negro, que no hay lugar a la visión

me voy con de este blog con una mínima esperanza...y como parece que tu ya has llegado o estás en ello, deseándote que dure muuuuuucho

un beso!


p.d. me encanta el cuadro!!

Angel dijo...

Un saludo Marisa..., siempre es agradable leer una composición tuya.

Te sigo.

Tony dijo...

La felicidad no se puede medir, pero se puede sentir su efimera inmensidad.

un saludo