jueves, 24 de octubre de 2013

Lluvia de otoño






















 Pintura :  hu jun di






Era tanta
el agua guardada
en el cántaro del cielo
que a la poderosa
voz del trueno,
un paisaje
de río en tromba
se desata,
entre las hojas muertas
del ciruelo

Asomada
a esta cortina de lluvia
un aire triste de otoño
merodea
todo mi cuerpo.
















21 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Solo una poeta puede cantar así al otoño
¡Gracias por derramar belleza!
André.

TriniReina dijo...

Y el alma se confabula con los elementos y se vuelve incolora en su dolor, como el agua en su frescura.

Hermoso

Besos

isia dijo...

Siempre me han gustado tus poemas, pero tengo que decir que sin duda, los últimos tienen un vocabulario exquisito que da una mayor profundidad a tus obras.

Sin duda el cielo estaba demasiado cargado en nuestras tierras gallegas, esperemos que si a´si están en el otoño no lo estén tanto en el invierno.

Encantada de leerte. Un saludo desde mi isla

Verónica Calvo dijo...

A veces la lluvia de otoño -y el mismo otoño-, se nos mete tan adentro que nos volvemos una en nostalgia con la lluvia y el otoño.

Precioso poema, querida Marisa.
El final es buenísimo, llega y se queda.

Y la imagen que acompaña... uno de mis favoritos :)

Besos

José Manuel dijo...

Naturaleza y sentimientos de la mano de unos hermosos versos. Sin duda una gran frescura otoñal se desprenden de éllos.

Besos

Adriana Alba dijo...

Me asomé y vi la lluvia desde tu ventana.
Tus versos me llevaron de la mano por un paisaje acuoso y musical, donde el otoño abre sus compuertas.

Abrazos querida Marisa.

Marinel dijo...

Las tormentas suelen provocar nostalgia,también tristeza, tal vez, porque en el fondo,todos somos tormentosos y anhelamos una paz no siempre acomodada a nuestro lado.
Besos.

Amig@mi@ dijo...

Precioso toque melancólico. Me encanta!
Abrazos, amiga

Alís dijo...

La lluvia está compuesta en parte de agua y en parte de melancolía, pero qué bonito es observarla cuando se está a cubierto.
Me encantó el poema.

Biquiños

mj dijo...

Hermoso poema al otoño y a la morriña triste que produce esta estación tan peculiar por todos sus colores y aromas.
Un abrazo muy grande
mj

Arruillo dijo...

Desde luego no se puede versificar mejor algo tan natural como es la lluvia de otoño.- Precioso, Marisa.- Besos

LA ZARZAMORA dijo...

Siempre me han fascinado esas lluvias otoñales que llegan sin avisar en trombas, y que nos remueven alma y sentidos, hasta inundarnos sin piedad con un halo de nostalgias.
Besos, Xanela.

De barro y luz dijo...

La lluvia suaviza la luz y ablanda el alma del otoño....la nuestra.


Bss

Cecilia Zevallos dijo...

La lluvia de otoño lava cuerpo y pensamiento…el cántaro del cielo deja versar sus penas. Fineza en el decir…hermoso poema Marisa.
Un abrazo desde Québec
Ceciely
http://edicionesdulcineas.blogspot.ca

María Bote dijo...

A veces, en otoño, la lluvia no sólo cae sobre los tejados, sino también sobre el corazón.

Un abrazo, amiga poeta Marisa.

Humberto Dib dijo...

Me encantó, la lluvia es un tema recurrente en los textos, eso hace que el tuyo se destaque.
Un abrazo.
HD

don Gerardo de Suecia dijo...

Un saludo desde Suecia!

Antonio Porpetta dijo...

Gracias por tu comentario, tan generoso. Estás muy cerca del espíritu del hai-ku, al menos en este poema, de tan honda sensibilidad. Un beso.

Amando García Nuño dijo...

Transmites con tanto entusiasmo tus sensaciones, que me ha salido una gotera en el ordenador...
En fin, abrazos, siempre

Soledad Enelpiano dijo...

Una belleza, Marisa, es como balancearse en cada una de tus letras, en tu poema.
Clama la lluvia su tristeza
en los ojos del cielo.

Un fuerte abrazo

Rosa María dijo...

Amiga Marisiña: Es precioso, tierno y muy sugerente.
Un abraciño,
Rosa María Milleiro