sábado, 19 de octubre de 2013

Gota de agua


  













 

Imagen de la red




Aunque
quieras atar al cielo
lágrima desesperada
transparente
perla de lluvia
se cuelga
de la mirada.

Todo fluye
todo cambia
también
la nube grisácea,
es arroyo cristalino
en la tierra calcinada.

Ser
alegre gota de agua
que entre cañas de bambú
va en busca del mar
y canta.















17 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Todo fluye y todo cambia y que mejor manera de hacerlo que como lo haces tú entre las cañas de bambú de tus sutiles versos.
Precioso poema Marisa!
Besos.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Muy bonito Marisa, tan lindo como una gota de agua que pasa desapercibida, pero si no está, falta.
Un abrazo fuerte amiga.

De barro y luz dijo...

¿Acaso no fluimos nosotros? Inavitablemente... hasta que la fría brisa deja sólo en sal la lágrima.


Bss

Noris Marcia dijo...

Gota de agua que cae en el mar, ya no se ve cuando cae silenciosa su fino cristal. Muy lindo, yo diria tu poema inspira. Un abrazo, Marisa.

TriniReina dijo...

Gotas que continúan invariablemente su ciclo.
Tal como nosotros...

Besos

Marinel dijo...

Yo también quier ser esa alegre gota corriendo libre a través de los rastrojos...
Qué bonito, de veras que sí.
Besos.

Verónica Calvo dijo...

Lágrimas que se transmutan en el lapso de un cambio de pensamiento.

Que fluyan en la felicidad de la dicha presente.

Besos querida Marisa

Alís dijo...

Deberíamos de aprender de esa capacidad de transformación, de adaptarse a cada nueva identidad.

Biquiños

Arruillo dijo...

Un placer, como siempre la lectura de tus versos, Marisa.
Creo que se te coló "arrollo".
Un abrazo

José Manuel dijo...

Gracias a esa anónimas gotas el ciclo de la vida continua renovando los mares.

Besos

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

!Y qué simple es una gota de agua y qué importante es para la vida! Aunque busque desahogarse en el mar, se trasmuda alegre en la mar salada.
Gracias por tus letras
Un abrazo
Sor.Cecilia

JOSH NOJERROT dijo...

Tiene que ser algo especial sentir la fluidez de una gota de agua dejándose llevar por los vaivenes del camino hacia el mar, hay que tirar de la imaginación, para seguir creyendo que la vida fluirá a tu alrededor, que la disfrutaremos porque no vamos a dejarla pasar y llegar al mar con las manos vacías y el corazón cansado de no haberlo intentando...

Amando García Nuño dijo...

Se la oye, se la oye, desde la ribera...
Abrazos, siempre

Amig@mi@ dijo...

Precioso poema, amiga. Veo que no has perdido ni un ápice de tu facilidad para ponerle sentido a la vida por medio de la palabra. Este verano he leído tu libro. En pequeñas dosis, se dejaba querer.
Un abrazo

María Bote dijo...

Delicioso y rítmico poema, Marisa, parece que tenga música en sus versos. Me ha gustado mucho, amiga.

Un abrazo

mj dijo...

Todo es impermanencia, nada escapa al cambio, sólo el Ser permanece, nuestra esencia.
Precioso Marisa, grande es tu mirada espiritual.
mj

LA ZARZAMORA dijo...

Mientras esas perlas nos conduzcan a una esperanza llamada mar, desataremos el sentimiento en suspiros de encuentros desatados.

Precioso.

Besos, Xanela.