jueves, 6 de diciembre de 2012

Esa clase de ceguera


 
















Esos ojos que no ven
la mirada que resbala,
qué hace falta
para fijar la distancia,
cuál es la cura
en esa clase
de ceguera

cuando el  mandato
ya es  locura,
cuando el discurso
ya es de piedra.



(Imagen de internet)




16 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Tal vez esa sea la única ceguera que no tiene cura cuando el discurso es de piedra y los ojos no quieren ver.
Un beso.

Gilberto Cervantes dijo...

Los ojos observan solo lo que quieren ver, o lo que les impone la propia ceguera. Por eso las cosas van de mal en peor.

Te dejo un beso y se feliz!

Verso a beso dijo...

Le damos la vuelta al refrán: "Corazón que no siente, ojos que no ven" Pero no ven na-da.



Bss

José Manuel dijo...

La peor ceguera es la del que no quiere ver.

Besos

Marinel dijo...

No sé qué haría falta para acordonar este delirio en el que estamos atrapados.
¿La ceguera?
Me resulta imposible.
No sé...
Besos.

Verónica C. dijo...

¿Cual es la cura?

Sólo conozco una: pensar por uno mismo y ser valientes.

Besos Marisa, felicitaciones

Francisco M. dijo...

Hola amig@,

Te visito porque la temática de tu blog me gusta, resulta agradable y me sirve para aprender cosas novedosas.

Te agrego a mi lista de blogs útiles, y si te apetece, pásate
por felicidadenlavida

Un abrazo muy fuerte y espero que sigas escribiendo, para continuar aprendiendo.

Nines Díaz dijo...


Me ha gustado mucho el poema, especialmente los últimos versos...

Un fuerte abrazo, Xanela.

Alicia María Abatilli dijo...

Creo que hablas del gobierno actual, de los gobiernos que nos tocan vivir a los distintos pueblos.
Lo dije en una entrada, estamos gobernados por enajenados. Eso es lo peligroso, la negación en la que están, la cegara, la separación de la realidad.

Rosa María dijo...

Querida Marisiña, eso me pregunto yo ¿qué ceguera tienen que no ven?
España, mi España ciegos están y si el sol les estorban se ponen viseras, pero siguen. siguen siendo ciegos con ojos, ciegos , ciegos y silenciosos.
Un abraciño,
Rosa Mará Milleiro

Joaquín Lourido dijo...

Hay quien prefiere pasar por ciego en épocas de crisis. El propio Lazarillo de Tormes es buena prueba de ello en pleno siglo XXI.
Excelso y claro !!!

Un beso, Marisa.

TriniReina dijo...

Pues así es.Ciegos por conveniencia. Ahí se empeñan hasta que se despeñan...


Besos

©Laura Caro dijo...

ESos discursos de piedra y esos ojos que no ven porque no quieren...

Qué ganas tengo de que cambie algo para bien...

Un abrazo grandote.

Juglar dijo...

Seguir manteniendo viva y despierta la conciencia...
Nos salvará de la ceguera en estos tiempos caóticos.
Un abrazo cariñoso, poeta.

Adriana Alba dijo...

Hasta las piedras tienen màs sentimientos que los discursos huecos y soberbios que desean negar la verdad.
profundo poema Marisa.
Un beso.

cirujia plastica de gluteos dijo...

Lamentablemente para esa clase de seguera.. no hay cura...
saludos