sábado, 15 de diciembre de 2012

Como bálsamo de lluvia





 




















Sacar a flote
la cálida palabra,

ésa que prendida
del pecho
ha hecho
nido en el alma,

ésa que reconforta
y cala

al alba
como bálsamo de lluvia
sobre su piel desnuda
derramarla toda.



Imagen de internet




15 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Y así se hace aun más bella tu palabra. Hay palabras, como las tuyas, que se hacen todo contenido y belleza.
Besos.

Gilberto Cervantes dijo...

La palabra calida que reconforta, la que se espera como se espera la lluvia a la que cantan tus deliciosos versos.

Y es cierto que la lluvia muchas veces es un balsamo!

Te dejo un beso Marisa y se feliz!

Luján Fraix dijo...

LA PALABRA ES BÁLSAMO, SANA HERIDAS, ES SALVACIÓN EN MEDIO DEL NAUFRAGIO...
PRECIOSO POEMA.
UN BESITO

Amig@mi@ dijo...

La palabra, a veces, esa gran olvidada. Aunque yo soy de los que piensan, que el silencio también habla...
Besos, amiga

Verónica C. dijo...

Bálsamo y vida.

Hermoso, Marisa, mucho.

Besos

Eternauta dijo...

La palabra, a veces, tan necesaria aunque sea a través de una mirada.


FELIZ NAVIDAD Marisa. No estaré mucho por internet estos días. Vine agradecer y dejarte un abrazo grande.
Un beso

Antoni Barnils dijo...

La palabra... llana de significado tus versos, ella todo lo llena y es el inicio del todo.

besos

Rosana Martí dijo...

Esa lluvia que bien sienta para los sentidos amiga mía, precioso.

Un fuerte abrazo y muchos cariños para ti, pasa una felices fiestas.

María Bote dijo...

Lluvia balsámica, querida Marisa. Preciosos tus versos, como siempre, amiga.

Felices Navidades para ti y los tuyos. Un gran abrazo. María

Roberto Esmoris Lara dijo...

bálsamo es tu poesía derramando dulzura en la piel de la tierra
Gracias, Marisiña

Ligia dijo...

Unas bellas palabras siempre sacas a flote. Abrazos

TriniReina dijo...

"Cuando nada nos queda, nos queda la palabra"...

Hermoso

Besos

José Manuel dijo...

Que siempre nos quede la palabra como balsamo para continuar...

Besos

Sir Bran dijo...

Me parece un fin tremendamente deseable, poder al alba derramar la palabra... esparcirla por una alcoba donde todo ha ocurrido... sin que haya tenido que ocurrir nada.
Precioso Marisa.
Siempre.
Besiños.

Ricardo Miñana dijo...

No hay palabras más sentidas
que las nacidas del alma.
que tengas una buena semana
y felices fiestas.
un abrazo.