jueves, 9 de junio de 2011

Sol y lluvia

Imagen (Pilar Coll i Gatells)




Un día yo soñé
morar bajo la lluvia,
manantial de agua
bajo el cual
nada se mustia.

Un día yo soñé
vivir bajo el sol,
fuente de luz
bajo el cual
todo fecunda.

Mas no siempre
florece la violeta
que brota
a la orilla del sendero,
no precisa
de una u otra cosa
en demasía,
de la caricia de ambas
es de donde le viene
la vida.





38 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Lluvia y sol las fuentes de la vida
Un día yo soñé,
que soñar también es vida.
Un beso

Flor dijo...

Como me gustan las caricias.

Un beso
Flor

Bolboreteira dijo...

Las caricias y las demostraciones de amor y afecto dan la vida..si!
:)
besitos!

MORGANA dijo...

Ese tipo de caricias son las mejores medicinas para el alma.
Hermoso Marisa.
Besos.
Pd¿El correo que recibí es tuyo?

Marisa dijo...

Hola Morgana,
sí es mío,
te respondí
a la contestación
esta mañana.

Biquiños para este
fin de semana.

Ananda Nilayán dijo...

Efectivamente, caricias. Porque mucho cuidado ahoga y poco te desnutre hasta secarte, en su justa medida se florece con las caricias generosas que nos brindan y nos brindamos.

Como siempre Marisa, un placer leerte.

Besos

mj dijo...

La vida...Marisa, tú eres la vida...
Un beso enorme
mj

Anónimo dijo...

La vida, esas caricis son las mejores, el milagro que hace crecer todas las flores.
Un abrazo fuerte amiga desde mi Librillo.

Fibonacci dijo...

Un bello poema como todos los tuyos...me ha gustado...un besote

TriniReina dijo...

Del sol y la lluvia, de las sombras y el sol, tal como nosotros, florecen las violetas.

Besos

Amig@mi@ dijo...

Ya lo dice el refrán " en el término medio está la virtud" y qué cierto es, amiga.
Un poco de cada y la flor crecerá hermosa...
Besos

Toni Barnils dijo...

Das vida con la caricia de tus palabras, esencia de naturaleza, esencia del todo.

Un beso Xanela

MORGANA dijo...

GRACIAS CORAZÓN.
MILLONES DE BESOS.

merce dijo...

Si a veces, una ligera caricia, es un mundo.


Tu poesía siempre mece el alma, como brisa y certeza.


Un abrazo Marisa

Salvochea dijo...

Me encanta tu poema, cargado de una gran sensibilidad.

Saludos desde El BIERZO.

Noesperesnada dijo...

Muy ecológico tu texto, ojala el mundo entendiera que necesitamos del agua y del sol, pero no en demasía...

Quino dijo...

Hola Marisa,

Tengo un poema muy similar, pero tu aquí bordas las caricias y su ternura como demostración de amor. Muy bella esta post, te felicito.

Besiños y escribe siempre con este dulzura.

Lady Anna's Lover dijo...

¡Qué dolor en mi corazón!
¡Qué dolor!
¡Qué gozo en mi alma!
¡Qué gozo!
En mi corazón arde la pasión como un fuego.
En mi alma se ha puesto una luna de tiniebla.
¡Oh almizcle!
¡Oh luna!
¡Oh ramos sobre la duna!
¡Qué verde!
¡Qué esplendor!
¡Cuánto aroma!
¡Oh boca sonriente, cuya humedad adoro!
¡Saliva cuya miel he probado!
¡Luna revelada, con las mejillas cubiertas
del rojo atardecer!
Desnuda de sus velos,
sería tormento y por ello es esquiva.
Sol mañanero que escala los cielos,
ramo de duna en un jardín plantado,
lo contemplo sin pausa, con temor reverente,
y riego el ramo con suave lluvia celestial.
Cuando se levanta es maravilla en la mirada,
cuando se pone es causa de mi muerte.
Desde que la belleza puso sobre su frente
corona de oro virgen, amo el oro.
Si Satán hubiera contemplado en Adán
el fulgor de su rostro, no se hubiera revuelto.
Si Hermes hubiera interpretado las líneas
que la belleza escribió en su rostro,
no hubiera escrito nada.
Si la reina de Saba la hubiera visto sobre el trono,
no pensara en el suyo, ni en palacios.
¡Oh, el sarh en el valle, el ban en la espesura!
enviadme con la brisa vuestro perfume,
cargado del aroma dulce
de las flores entre sus valles y colinas.
¡Oh ban del valle!, muéstrame tus ramas
y brotes suaves como las líneas de su cuerpo.
Narra la brisa la juventud pasada
en Hágir, en Miná y Qubáe ,
y en la dunas donde el valle se tuerce
junto al vedado,
y en La’la, donde pacen las gacelas.
No es extraño, no es raro
que un hombre se enamore de las bellas
y, cuando arrulla la paloma,
con el nombre de su amada se extasíe.
Y ¡qué gozo!

gracias.

OZNA-OZNA dijo...

infinitas gracias por acariciar nuestros sentidos con tus bellisimas letras dulce y sensible poeta, un besin muy muy grande de esta asturiana amiga y admiradora

Narci dijo...

Caricias de agua y de luz, una tierra en la que echar raíces y vivir acariciando la vida. No es mucho lo que necesitamos, y sin embargo, no todos podemos o pueden gozar de ello.

Besos

Nacida en África dijo...

Mi querida Marisa: ES del amor de donde nace la vida y el agua y el sol no son más que pequeños complementos.

Bellísima y dulce poesía.

Brisas y besos llenos de cariño.

Malena

ONUBIUS dijo...

La vida es un compendio de pequeñas cosas que consiguen envalentonar las grandes, dotándolas de toda la hermosura que andamos buscando...

abrazzzusss

De cenizas dijo...

En el equilibrio consiste la vida...


besos

Terly dijo...

Las caricias, Marisa, sean bajo el sol o la llúvia, son la esencia del amor, que nunca nos falten.
Un beso, amiga.

Eva Magallanes dijo...

Marisa, me ha conmovido este poema pues siento encierra en la metáfora de la flor, a la existencia humana. La muerte, se precisa para la vida y tenemos ciclos mustios a pesar de la lluvia, del sol y de la luz fecunda: "la caricia de ambas", eso somos!.
Todo mi cariño para ti, gracias por tu permanente presencia.

bixen dijo...

Qué bien lo disocias, conjugas y defines: tan simple... tan complejo!

Mayte Freire dijo...

Precisamos agua y luz, todo en su justa medida como una sutil caricia que nos da la vida

Gracias, un abrazo

Sneyder dijo...

Un día yo soñé…y me encontré con tu bello poema, manantial de vida lleno de caricias.


Un fuerte abrazo

Adriana Alba dijo...

El sol y la lluvia han bañado tus palabras y se ven relucientes y bellas.

Besitos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupendos tus versos, amiga.

Saludos y buen fin de semana.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias por tus palabras, tus letras también tiene luz, aunque estés bajo la lluvia.
No te faltará tu violeta, será siempre viva, se llama «Humildad»
Con ternura
Sor.Cecilia

Jorge Torres Daudet dijo...

Así es de hermosa tu tierra, Marisa. Tus versos dan fé de ello.
Un beso.

Sakkarah dijo...

Como siempre, preciosa poesía...

Muchos besos.

Laura Caro dijo...

Hay cosas impredecibles, Marisa.
Me gustaron tus versos.
Un abrazo grandote.

Teresa dijo...

No dejes de soñar, es la luz que no da la ilusión ...

besitos

Alicia María Abatilli dijo...

Marisa, siempre tan sensible, siempre tan vos misma. ¡Qué bueno!
Sol y lluvia las dos son siempre bien recibidas, como tu amistad.
Alicia

María Bote dijo...

Soñar es vivir, querida Marisa y, acariciarse, es endulzar la vida.

Besos. maría

Maria Varu dijo...

el bello equilibrio, Marisa...
un camino siempre a tientas el nuestro, siempre al empuje del sentir o del pensamiento más arraigado del momento... encontrarlo es sin duda la caricia de la vida...

besos