martes, 14 de junio de 2011

Camino del sol









Pintura de Jhon smith



¡Ah, cuánto tiempo !

desde nuestra inmadurez
a la tentativa
de pasar descalzos
por las ascuas de las horas caídas,

desde el rubor de la inocencia
a la nitidez verdadera,
a reconstruir los sueños
a ráfagas claras y grises,
a juntar nuestros pies
para seguir al sol
camino del horizonte.







28 comentarios:

andré de ártabro dijo...

¡Juntar nuestros pies para seguir el sol camino del horizonte!
Pasar las ascuas de las horas caidas!!!!
¡¡¡Eres una artista! poeta!!!bravooo.
Un beso

MORGANA dijo...

Me encantó la pintura Marisa,pero tus palabras me llegaron muy dentro,son tan hermosas....
Cuídate mucho,mucho

Quino dijo...

Dos cosas muy bien conjugadas los versos y la pintura.
Sobre el poema, decirte chapeau!!! y que sigas ilustrándonos con estos geniales versos.

Besiños.

María Bote dijo...

Bellísimos y sugerentes versos. También muy bella la pintura, querida Marisa. Felicidades.

Besos. María

TriniReina dijo...

las ascuas de las horas cálidas" que son las que ahora nos mecen. La inocencia queda ahora un poco a la sombra y, aún así, nadie puede negar que reluce.

Sigamos caminando.

Besos

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

El sol siempre nos guía, pero esas ascuas de las horas caidas son magníficas.
Un abrazo desde mi Librillo.

Ananda Nilayán dijo...

Es verdad. La vida tan rápida pero cuando se mira hacia atrás, el camino de la inmadurez a la madurez es largo y lento.
Desde luego ahota entiendo tu comentario.
Estamos en sintonía o algo más profundo... sideral!!! jajaja, pero qué bueno!!!

Besos mi querida Marisa, bravo por este poema

Fibonacci dijo...

Me ha encantado, me has dejado pensando...un besote

Amig@mi@ dijo...

Bellas palabras que corren tras ese tiempo que no espera...
Un abrazo, amiga.

Noray dijo...

Es la vida,
tiempo efímero
tras la estela interminable
de la última puesta de sol.


Un fuerte abrazo.

Nacida en África dijo...

Mi querida Marisa: En nuestra inocencia que no termina cuando acaba la niñez, creemos ser capaces de las mayores heroicidades pero crecemos y maduramos y es entonces cuando al ver la realidad de las cosas debemos seguir el camino siendo conscientes de lo que debemos superar para conseguir la belleza y la bondad de lo que nos rodea.

Admiro tu forma de describir los sentimientos.

Brisas y besos.

Malena

P.D/ Gracias por acercarte ayer por la noche a hacerme compañía en unos momentos muy emotivos.

latrís dijo...

Se me acaban los elogios Marisa.
Eres una grandísima poeta!
Un besote enorme

ONUBIUS dijo...

Cuando la complicidad se convierte en artifice del camino, cuando pasear por las nubes se convierte en algo habitual, cuando el sol es el infinito y el amor lo que lo envuelve...

abrazzzusss

Susi DelaTorre dijo...

¡Cuánto tiempo!

Genial poetisa...!

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Querida Marisa: precioso camino en busca de la luz reconstruyendo nuestros sueños.
Un beso

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Preciosas tus letras Marisa, juntaremos nuestros pies para estar cerca y no perdernos, allí donde nos depare la estación de la vida-
Con ternura
Sor. Cecilia

Eve dijo...

Que hermososo!! que bellas palabras plasmaste en ese escrito, tambien la imagen es preciosa.
que tengas una linda semana. besos

OZNA-OZNA dijo...

infinitas gracias por hacernos participes de la sensibilidad y belleza de tus letras nacidas de un alma dulce de poeta, un besin muy muy grande de esta asturiana amiga y admiradora.

Roberto Esmoris Lara dijo...

Brasas de palabras dichas lastiman menos que las calladas
Pasar sobre ellas es la única manera de seguir andando.
Bicos, Marisiña, poeta inmensa y amiga querida.

Jorge Torres Daudet dijo...

Todo quedó atrás; juntemos los pies, para que no se escape lo por venir.
Muy profundo tu poema, Marisa, y bella metáfora.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Marisa:

Cuanto recorrido se precisa en la vida para lograr luchar hacia avante con la mano enlazada al amor.

Precioso poema.

Besos y abrazos con toda mi estima.
Cris.

Narci dijo...

Cuando el sol es el faro que nos guía, a veces son necesarias unas buenas gafas protectoras para que su resplandor no nos ciegue y perder el camino y el horizonte.

Precioso poema.

Besos

Paloma Corrales dijo...

Una pequeña joya, Marisa, para aprenderse de memoria.

Un beso.

Toni Barnils dijo...

No puedes volver atrás, hacia el horizonte, siempre a lo nuevo...

besos

Ricardo Miñana dijo...

Juntos haciendo camino, sorteando obstáculos, siempre juntos hacia el mismo horizonte.
escribes profundo con el arte que te caracteriza.
te dejo mis saludos y deseo
tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.

Allek dijo...

que tal..! pasaba a saludarte
y a invitarte a pasar por mi blog..
he subido un texto nuevo..
te dejo un fuerte abrazo!!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo quiero ser toda la vida inmaduro...


Saludos!

Eve dijo...

cuanto tiempo no? que bello texto es hermoso.
cariños