sábado, 4 de junio de 2011

Dictados del corazón

.
.
.




Es tan difícil vivir
con razón y sentimiento
que el pensar y el sentir
me tienen que persuadir
que entre los dos debe haber
un perfecto entendimiento,
mas aunque ello no convenga
.
el verdadero existir

no lo dicta el pensamiento,
llega desde el corazón.


Imagen de la red
.
.
.

32 comentarios:

la reina del mambo dijo...

Siempre digo lo mismo pero, me encantan tus poemas. Van directos al corazón.
Un beso

Nacida en África dijo...

Mi querida Marisa: Es la eterna lucha entre lo que queremos y lo que debemos y no siempre gana la razón, afortunadamente, y es que aunque los sentimientos nos jueguen malas pasadas al obedecerlos, también es verdad que el hacer caso al corazón ha sido muchas veces un éxito.

Olvídate de todo lo que te he dicho porque lo más importante es decir que como siempre expresas de una forma dulce y bella tus sentimientos.

Brisas y besos.

Malena

Fibonacci dijo...

Entre el corazón y la razón, por mucho que nos duela, venece la razón, auque el corazón se destroce...un besote preciosa

Lembranza dijo...

Precioso Marisa. Tienes mucha razón el amor y la razón tiene que ir siempre juntos, cuando esto no ocurre hay una lucha entre ellos de la cual no sales muy bien parada. Agarimos

Ananda Nilayán dijo...

Es cómo lo dices, cómo lo poetizas, Marisa, lo que te hace única y grande.

A veces cuesta olvidar lo que grita la mente para guiarse por el susurro del sabio corazón.

Besos

Sir Bran dijo...

El verdadero existir...
sí Marisa, depende del corazón... y del tiempo que dediquemos a sentir.
Siempre delicadas tus letras.
Llenas de buen temple... y excelsa ternura.
Biquiños.

María Bote dijo...

Siempre será grande la existencia (para bien o para mal) si la decta el corazón.

Buen poema, querida Marisa.

Besos. María

Laura Caro dijo...

Vamos a sufrir mucho los que, como tú, elegimos corazón a cabeza.
Un abrazo grandote.
Preciosos los versos.

Mayte Freire dijo...

Dictados del corazón...complicado.
Utilizar la cabeza cuando manda el corazón es difícil. Lo ideal sería el equilibrio entre ambos, llegar a entenderse.
Soy de las que sigo lo que me dicta el corazón, por fidelidad a mi misma, a mis principios.
Me han gustado mucho los versos en los que dices"...que el pensar y el sentir, me tienen que persuadir..." (como un coqueteo, un juego...)
Gracias.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amiga, estupendo post el que nos has dejado. Un placer volver por tu aquí.


Saludos y buen fin de semana.

Teresa dijo...

el verdadero existir
no lo dicta el pensamiento,
llega desde el corazón.



Afortunadamente, muchos nos dejamos llevar por el corazón ...

Me gusta tu poesía, llena de sentimientos que llegan directamente al corazón...

Besos

Alma Mateos Taborda dijo...

Precioso poema! A veces debemos combinar la razón con el corazón para hacer más armoniosa la existencia. Muy bonita entrada. Un abrazo.

Nacida en África dijo...

Marisa, corazón, acabo de leer tu comentario y aunque te he contestado en mi blog, te traigo aquí mi respuesta:

Marisa, corazón, sé de lo que me hablas y sólo puedo decirte que llegaremos a ïtaca tal como digo en el escrito: Cansados pero no vencidos.

Brisas y besos.

Malena

Ricardo Miñana dijo...

A veces el pensamiento no entiende lo que dicta el corazón.
un grato placer pasar a leerte.
que tengas un feliz fin de semana.

TriniReina dijo...

El corazón es el que se lleva la palma la mayoría de las veces, pero no podemos negar que no sería lo mismo sin el complemento de la razón.

Besosss

teresa dijo...

Si Marisa la razón a veces está reñida con el sentimiento.
Es dificil unir las dos cosas y que mezclen bien.
Yo, casi siempre, me he dejado llevar por el corazón y no me arrepiento.
Un abrazo de tu siempre amiga.

Amig@mi@ dijo...

No sé no sé, yo...
A veces sí, a veces no.
La verdad es que es difícil distinguir e, dónde está la verdad.
YO soy más de razón.
;)
Besos

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Qué bonito poder vivir según los mandatos del corazón.
Un abrazo fuerte desde mi Librillo.

Toni Barnils dijo...

Me has puesto a trabajar la razon...sabes?...concluyo que prefiero como tu lo haces, que en sentimientos mande el corazon..

Un beso

Susi DelaTorre dijo...

Diálogo imposible? con fatales consecuencias?

Con solo razonar, no basta, amar es lo importante!

Abraciños, Xanela!

Steki dijo...

Es tan difícil. Hace mucho tiempo subí un artículo acerca de "la razón y el corazón". Creo que es un tema con muchas aristas, tantas como personas habemos. Muy lindo tu poema. Besitos.

Narci dijo...

Pero a dios gracias, cuando el corazón se equivoca, ahí está la razón para poner de nuevo la casa en orden y curar las heridas.

Besitos

Gabiprog dijo...

Un corazón que sabe de caricias se suele convertir en la mejor de las brújulas.

Un abrazo

latrís dijo...

Que difícil a veces llegar a ese entendimiento, verdad?
Un besazo Marisa, y gracias!!!

Carlos dijo...

Hola Marisa paso a agradecer tu paso. :)

Ando medio liado con la edicción del libro y de allí la demora.

Ya ves, todos andamos divididos. :)

Un beso.

MORGANA dijo...

Y es ese corazón el que guía nuestra existencia aunque tropecemos mil veces.
Muy hermoso,Marisa.
Besos

Elcio dijo...

Pois é Marisa, o que nos devora, por vezes são esses dilemas.

Recordei um pensamento de Mario Quintana que li há poucos dias:

"O que mata um jardim não é o abandono, o que mata um jardim é esse olhar de quem passa por ele indiferente".

Beijos

ONUBIUS dijo...

Entre el corazón y la razón siempre existirá esa pequeña discordia que nos hará titubear ante la vida...
abrazzzusss

Cosme! dijo...

Simplemente la justicia de tus palabras dejan la huella exacta para perderse entre el sentimiento y la razón que has intentado transmitir con tus letras.-

Un Placer Leerte...
Bss

Enrique Rojas Guzmán dijo...

La eterna lucha de siempre entre la razón y el corazón.

mj dijo...

Todo tendría que ser desde el corazón, aunque a veces la mente es la que gobierna en nosotros.
Un abrazo
mj

Maria Varu dijo...

querida Marisa... en tanta brevedad, escribiste gran verdad, una verdad que llevamos a cuestas constantemente como es hallar el equilibrio entre el corazón y la razón... lucha desigual sin duda ninguna...

besos