sábado, 16 de abril de 2011

Un trozo de su cielo

Imagen de la red


No ha pedido el árbol débil

haber nacido a la sombra
del árbol fuerte
pocos son los rayos de luz
con que sus hojas amanecen
escasos los nutrientes
que la tierra le concede
amarillento se inclina,
anémico pide clemencia,
el árbol poderoso no escucha
crece y engorda más y más
…hasta que llega la sierra,
el arbolillo, aturdido, sacudido
y herido por cada rama segada
con la leña a sus pies
y claridad en la copa
exclama, ¡no hacía falta!

Yo solo le pedía
un trozo de su cielo.


40 comentarios:

Fibonacci dijo...

A veces es necesario cercenar para que otra pueda vivir y seguir creciendo...es ley de vida...los muros altos que no nos dejan ver el otro lado, siempre ha sido un impedimento...un besote preciosa

De cenizas dijo...

Pero el árbol débil, entonces crece...y crece, se adueña del cielo hasta que un día llega el sonido de la sierra...


besos

Laura Caro dijo...

Qué poema más brillante has conseguido sobre esta escena cotidiana.
Te felicito.
Es de diez.
Un abrazo grandote.
¿ Nos vemos en Sigüenza?

la reina del mambo dijo...

Que maravilla!!!
Me encanta.
Buen fin de semana.
Un beso

Sir Bran dijo...

Pues la verdad es que no pedía tanto...
pero ya se sabe que la ley no siempre lleva de la mano justicia,
y mira por donde,
alguien vino a apiadarse de ese arbolito...
y le compuso un precioso poema.

Está claro que no habría nacido sin esa abusadora injusticia vegetal.

Besiños.

fonsilleda dijo...

Me has recordado a Esopo. Bonito cuento que parece demostrar que, muchas veces la debilidad no es más que sinónimo de resistencia y, por contra, la presunción y la arrogancia, llevan al aislamiento.
EStupendísimo.
Bicos.

Ananda Nilayán dijo...

Marisa, qué poemazo.
Los árboles me encantan. Son seres muy antiguos y muy sabios,a veces pienso que los más sabios de este planeta. Y hay quien los considera poco menos que cosas que están ahí para oxigenar. Pues no.
Este poema encierra una reflexión profunda y una gran enseñanza.

Gracias Marisa, poemas como este hacen mucha falta.
Un beso fuerte

Quino dijo...

Una gran demostración de como se puede combinar la naturaleza con el ser humano, para entender que lo vulnerable se puede hacer fuerte y encontrar un hueco... mucho más oxigenado que el que lo tiene todo a mano. Un gran contenido, que permite reflexionar y al mismo tiempo imparte enseñanza de lo más cotidiano.
Chapeau por el poema.

Beiños y que pases uin buen finde y una agradable Semana Santa...

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias Xanela, ya me tienes en tu casa, así estaremos más cerca.
Con ternura
Sor.Cecilia

andré de ártabro dijo...

Hermoso poema , hermosa filosofía de vida, bien contanda , si a veces nos llegarían las sobras.
Te has superado a ti misma . Es un poema precioso y no l o es menos la foto.
Un beso

Ashia dijo...

Bello, poema Marisa hecho reflexión.
Meditación de la vida misma.

Siempre un placer leerte.

Un fuerte abrazo

Antoni Barnils dijo...

a saber cuántos habrá a la sombra de estos agigantados insaciables árboles

Marisa dijo...

Lo bueno es que el arbolito débil aprende a sobrevivir a la sombra y agadece los tenues rayos de luz que le llegan mucho mas que el grande que de tanto disfrutarlos se cree con derecho a ellos y no los valora.

Precioso poema que encierra multitud de interpretaciones y conclusiones de la vida.

Besos

La sonrisa de Hiperión dijo...

El árbol siempre estará buscando, allá arriba, para reconocer el cacho de cielo, que le pertenece...

Saludos y un abrazo.

Sina dijo...

Que bello poema!
Gracias Marisa.
Besos.

Espinar dijo...

Que viva la Ploteria! No mas queremos un pedacito del cielo.

BFDS xo

Balovega dijo...

Hola de buenas noches..

Paso a leerte un rato y desearte un feliz fin de semana.. Me gusto tu entrada.. gracias por compartir..

entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos
y los desteje.

Bellos sueños y semana

Roberto Esmoris Lara dijo...

Y cuando talan el inmenso árbol, qué dolor en la sombra derrumbada!. Cadena de luces y de sombras, momentos de esplendor y de destierro. Hay palabras tan puras que forman un poema, y pensamientos sublimes como este que lo engendran.
Gracias, Marisiña, Poeta!

Bicos do REL

TriniReina dijo...

Una buena metáfora.

A veces, la sombra del poderoso nos pisa y ahoga y si cae, encima nos da lástima...
Ahora es tiempo de alzar las ramas...al menos éste arbolito:)
Me ha gustado mucho el poema, Marisa. Mucho.

Besos

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Querida Marisa: en efecto, solo le pedía un trozo de su cielo. Me parece bellísimo porque es la humildad de los débiles, de los que no son poderosos, de aquellos que nada tenemos.
Tu tienes mi amistad y mi beso

teresa dijo...

Hay un refran que dice.....a quien buen arbol se arrima, buena sombra le covija....".
Me ha conmovido la humildad del arbol pequeño que hasta última hora siente pena por el gran arbol, a pesar de que ha sido el la causa de su escaso crecimiento.
Me ha encantado el poema. Un fuerte abrazo querida amiga.

Otra vez a viajar al olvido dijo...

Hermoso!

Terly dijo...

Un bello poema, querida Marisa, nacido de ese corazón tuyo rebosante de humildad, como la del arbolito pequeño y desprotegido.
Venía a felicitarte la Pascua, querida amiga y a dejarte un afectuoso beso.

Adriana Alba dijo...

Y si que se ve el cielo en éstas letras Marisa...

Diáfano y azul,enormemente bello

abrazos y como siempre agradecida por tus visitas.

Gabiprog dijo...

Tal vez sea el momento de pensar en las semillas, esas que esperan su oportunidad.
La esperanza sabe mucho de eso... creo...


Un abrazo y feliz semana!!

Steki dijo...

Ohhh, qué triste! Pobre arbolito. Claro que no quería semejante decisión. Como te dije recién en mi blog, tenemos que tomar verdadera conciencia.
Muy bello tu poema. Un canto a la vida. Beso para ti y buena semana!

Elcio dijo...

Esta é a função do artista. Provocar.
E tú provocas de modo sutil, com cenas do cotiniano que normalmente passaríamos desapercebidos e lá vens tú, abrindo nossos olhos para as pequenas coisas e assim, nos fazer refletir.

Bravo.

Bjs

santiago dijo...

quizásuna metáfora en estos tiempos que corren el grande se come al chico.
Hermosos poema. Un placer leerte y saludarte

Paloma Corrales dijo...

Un poema limpio y alegórico, esa "sierra" bien puede ser la Parca que no entiende de grandezas.

Un beso.

Rosa María dijo...

Yo solo le pedía
un trozo de su cielo.

Marisiña, con un poco de cielo, se puede hacer tanto...
Un biquiño

Noesperesnada dijo...

A veces, nos cuesta dimensionar las consecuencias de la intención o el deseo, pero ello no debe impedirnos desear o dejar volar nuestras intenciones...

ROCIO dijo...

Eso mismo pasa con las personas, a muchas no se les deja respirar ni su espacio vital. Yo venia en realidad a reñirte, jajaja, porque me tienes olvidada. Te reñiré en persona consteeeeeee.

Un besote.

Rocío

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

¡Sí, los débiles reclaman siempre su trocito de cielo!
Un abrazo fuerte desde mi Librillo.

Marina-Emer dijo...

preciosos versos te deseo feliz semana Santa
con cariño Marina

MORGANA dijo...

Un hermoso poema querida Marisa para reflexionar sobre ello.
Tan sólo pide un trozo de cielo,el que a todos nos pertenece.
Besos y hasta pronto.

Ricardo Miñana dijo...

Siempre es un placer pasar por tu casa,disculpa la ausencia,
deseo pases unas felices fiestas
de semana santa.
un abrazo.

Lily dijo...

precioso :)
¡me encanta el blog!
un beso

Eva Magallanes dijo...

He sentido este poema como una fábula. En la misma debilidad está la fortaleza.
Difícil poetizar la imagen de dos árboles que son dos seres en esta determinada circunstancia... lo logras muy bien y a su vez el mensaje llega claro y contundente.
Mi cariño para ti Marisa!

J. Marcos B. dijo...

BONITO :)

Felices fiestas.

Besos

bixen dijo...

Cuánto dices, y en qué bella prosa! Sólo mirando, en vez de viendo, se distinguen los colores.