martes, 21 de octubre de 2014

A mis hijos

























Amores
que nacidos de la trémula

frescura de la sangre,
hacen
de los días y las noches
júbilo entrañable.

Apretada luz
de los ojos de una madre
que en la sonrisa del hijo
crece
y en la aflicción
aúnan fuerzas

Amar así
es gracia verdadera,
se fragua en las entrañas
hasta el día
en que se muera.

.
Pintura:
William-Adolphe Bouguereau..





11 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

No existe amor más puro.
Felices tus hijos por tenerte.
Abrazos.

Andres Lopez dijo...

Así es el auténtico amor
Tu poema es genial
¡Felicidades por el poema y por ser y sentirte madre-
Besos
André

Marinel dijo...

Estoy absolutamente de acuerdo con este bello poema, el amor hacia los hijos es incondicional y eterno además de auténtico y entrañable.
No puedo imaginarme ya sin ser madre, la verdad, es lo mejor que me ha pasado en la vida.
Besos,genia.

LA ZARZAMORA dijo...

No hay amor más genuino...
ni por el que perderse.

Besos, Xanela.

Ligia dijo...

Qué hermoso tu poema!! El amor hacia los hijos es así. Abrazos

Fernando dijo...

Precioso poema, Marisa. Me encanta encontrate en este blog, al quw había abandonado como tantos otros buenos poetas, desluimbrados por gacebook. Yo sefuiré aquí, leyendo tus bellísimos poemas, siempre.

Verónica Calvo dijo...

Solo una madre podría escribir un poema tan bello, sentido y grande.
Te felicito.

Besos, querida Marisa

José Manuel dijo...

Eso solo puede sentirlo quien es madre, los demás aunque padres...no es igual, solo parecido.

Besos

J. R. Infante dijo...

Pueden estar orgullosos tus hijos de tener una madre como tú.
Muy bello, Marisa.
Un abrazo

Katrina dijo...

Dicen que no hay amor más fuerte que el de una madre. Yo lo creo absolutamente aunque aún no sé que se siente serlo. Sin duda estas palabras acercan a ese sentimiento. Me ha gustado mucho la pintura que escogiste también!

Saludos

Mj gaoalma dijo...

Amor incondicional, amor hasta morir por ellos.
Abrazo inmenso
mj