sábado, 8 de marzo de 2014

Mujer (Reedición)


 



















Florence Owens 
trabajadora, viuda y madre de siete hijos.
Foto Dorothea Lange





Mujer,
que de luz y barro
has sido forjada
sabes de tu pisada
apartando piedras del camino,
tu paso por el tiempo
ha sacado dentelladas al destino
y aunque tu silencio estuviera
dentro de una alegre canción
o en el rasgueo de un quejío,
prendido en la memoria
ha quedado para el mundo
la constancia de tu obra.







16 comentarios:

TriniReina dijo...

Mujer, eternamente constancia y obra; constantemente...

Abrazos

Rosa María dijo...

Querida Marisiña: Poema muy apropiado al momento.
Un abraciño muy grande,
Rosa María Milleiro

Amig@mi@ dijo...

A veces la mujer llega más lejos y se convierte en heroína.
Un abrazo

Verónica Calvo dijo...

Qué poema, querida Marisa...

Este poema es de antología.
Merece ser conocido.

Besos

Susana Jiménez dijo...

Mujer, gestora de vida, de silencios y gritos, de lucha y paz.
Un abrazo

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Un precioso poema para un Día tan nuestro.
Gracias Marisa
Un beso de ternura
Sor.Cecilia

Alicia María Abatilli dijo...

Somos hacer que palabra, eso somos.
Abrazos. Felicidades.

Arruillo dijo...

Un lindo poema para una fecha muy señalada.- Te deseo lo mejor.- Un abrazo

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Por mucho que pase el tiempo, la mujer siempre trabajadora y toda ternura.
Un abrazo fuerte amiga.

José Manuel dijo...

Hermosas palabras para homenajear a la lucha diaria de la mujer.

Besos

Adriana Alba dijo...

Profundos versos llenos de fuerza y ternura.
Un abrazo Marisa.

Jorge Torres Daudet dijo...

Bello poema, Marisa.
Un abrazo.

Amando García Nuño dijo...

Si un silencio queda en el rasgueo de un quejío, es comprensible que la obra perdure.
Abrazos, siempre

Narci M. Ventanas dijo...

Una obra que se renueva cada día y cada día se va perfeccionando con paciencia, constancia y decisión.

Besos

Marinel dijo...

Hermoso homenaje a la eterna luchadora,la encorajinada ante la adversidad,la que mira a la cara al sobrevivir...
La mujer.
Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Precioso este homenaje.
Sencillo y vivo, como cada día que renace en el latido de cada una de ellas.

Besos, Xanela.