domingo, 11 de noviembre de 2012

Buscando setas



Foto Shariqua



Qué gris, qué cielo
qué halo de misterio
trae la bruma
que la semilla tiembla
en su lecho,

contacto de fina lluvia

infinito amor,
que preña
que fructifica
que madura

ojos que saben ver
el sonoro brotar
de esta tierra húmeda
no quedan impasibles,
se dulcifican,
la abrazan, la cuidan
aman cada gota
que rezuma.







24 comentarios:

mj dijo...

Tú cielo está gris y el mío también.
Siento ese misterio y siento la semilla que cae en la tierra.
Hoy busco el perfume de la naturaleza, la explosión del verde y los ocres. El cielo está gris, pero hay mucha alegría.
Un abrazo grande

Fibonacci dijo...

Aguas en Agosto, mogollon de setas en Otoño.

Un besote.

Marinel dijo...

Es ese misteriosa danza que penetra en la tierra haciéndola germinar sabrosa y dulcemente.
Besos.

La Solateras dijo...

Ir a buscar setas es uno de los grandes placeres -y baratos- que nos ofrece la vida. Es disfritar de la naturaleza, de los aromas, de la soledad del campo. Y tu poema lo expresa con tu sensibilidad caracteristica.

Un abrazo fuerte

Verónica C. dijo...

Precisamente eso he hecho esta tarde.
Y vengo con boletus y galipiernos.

Saber ver y notar la fragancia del penetrante olor de humus y humedad.

Quien sabe esperar bajo un cielo gris y unas lluvias torrenciales tendrá la recompensa de un sol maravilloso y el respiro de apreciar los colores a la vez que sabe que bajo el manto algo ha germinado.

Besos Marisa, muchos

Amig@mi@ dijo...

Hasta cierto punto, Marisa, que esta mañana a eso de las 8, parecía que se había roto el cielo y tenía fugas...
¡Las setas? Siempre pensé que son unas oportunistas. Aprovechan en cuanto pueden.
;)

Besos

TriniReina dijo...

Debe de ser un placer pasear por esa tierra. Un placer: por pasear simplemente o por recolectar setas.

Besos

Fernando dijo...

Marisa, amiga, poeta: alguna vez iré contigo a oir brotar las setas en tus montañas. Un abrazo.

María Bote dijo...

Qué versos tan preciosos, querida Marisa. Siempre es un gusto leerte, amiga.

Feliz semana y besos. María

Narci M. Ventanas dijo...

Cada estación ofrece su belleza a los ojos que saben mirarla y a los oídos que escuchan con atención. Si abrimos los sentidos, el alma vibra y la poesía emerge, toma forma y llega hasta nosotros a través de tus versos.

Besos

Nines Díaz dijo...


Exquisito poema, una verdadera exaltación de los sentidos ante la naturaleza.

Un placer leerte, Xanela.

Besos

Roberto Esmoris Lara dijo...

Delicado
germinará la semilla en árbol transparente
(hasta se siente el aroma de la lluvia sobre la tierra)
Abrazo enorme, Marisiña

José Manuel dijo...

La Naturaleza es tan gratuita, que solo un simple paseo bajo un cielo gris puede verse recompensada.

Besos

Luján Fraix dijo...

EN ESE CIELO GRIS, LA GOTA DE AGUA REVIVE Y ABRAZA.
UN BESITO

Alicia María Abatilli dijo...

Marisa, esa fina lluvia trae ganas de andar descalza por tu poesía.
Sí, creo que ahora mismo lo hago y me quedo en libertad, leyéndote.

MORGANA dijo...

Una lluvia reparadora que nos regala esos maravillosos manjares, Marisa.
las setas me encantan .-)
Besos inmensos.

d:D´ dijo...

Toma, qué bueno...
Y, además, sensualidad por todos sus poros o laminillas, según sea el caso de la que se trate...
[Habría mucho de qué hablar en este hermoso poema. Corto, breve como el sabor de una buena seta bajo el paladar. Embriaga si es coprino,
intoxica si deja amanitina y endulza si se deja comer, al menos una sola vez]
Breves
Deica

maria varu dijo...

... y es que la tierra abraza sus creaturas, aunque el cielo sea gris y la semilla tiemble...

besos Marisa

De cenizas dijo...

Parece que crecen junto a tus versos de la tierra fecunda y fresca del alma.


besos

Soledad Enelpiano dijo...

Marisa, creo que la tierra y tú sois una sola, cuando te leo la veo, la siento.
Ese día de "setas" te dejo el sentimiento lleno de poesía.

Un enorme abrazo

Gloria Reyna dijo...

Precioso este poema de otoño,
un delicia leerte querida Marisa.

Adriana Alba dijo...

La sensualidad del surco y semilla, bendecidos por la lluvia, la sensualidad de lo divino en tu hermoso poema.
Besitos Marisa.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Marisa, ¡Québonito el Otoño!
Y si hay setas como las de tu poema mucho más.
Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

Juglar dijo...

Una experiencia que no he vivido nunca y que me encantaría.
Preciosa foto y cómo lo transmites.
Un abrazo, poeta.