jueves, 23 de agosto de 2012

Néctar




 














( Pintura del maestro brasileño 
Evaristo Rafael)






Cada día necesito
libar
de la palabra misma,
sí,
cada día necesito
nutrirme de su esencia

para luego
elevarme
elevarme sobre todo…
y olvidarme
olvidarme de que existo







15 comentarios:

De cenizas dijo...

Sabes extraer belleza y poesía de la palabra, de la esencia de sus significados más dulces.


besos

La Solateras dijo...

Un precioso poema con tu impronta de dulzura, la dulzura del néctar, en el que se intuye la necesidad de evadirte de la realidad. Y lo consigues.

Un besazo

andré de ártabro dijo...

Precioso el cuadro...y que relato tan tuyo ,,tan mio, de elevarse así como tú sabes, por encima del todo ,sin saber, o sabiendo si existes.
¡Cuanto dicen tus veros!
Besos.

Domingo dijo...

Todos llevamos un colibrí dentro. Vamos libando de los búcaros que la vida nos pone al paso. Danza interminable en busca de los néctares más sabrosos.

José Manuel dijo...

La esencia del existir son tus versos. Preciosos como la pintura.

Besos

Verónica C. dijo...

Sólo te puedo decir: enorme.

Marisa, es un canto que nace como un grito contenido del interior del escriba, poeta y humano.
Y la pintura, bella a más no poder, como tu versar.

Besos querida mía

Laura Caro dijo...

La palabra nos salva de tantas cosas... A veces incluso de nosotros mismos...

Un abrazo infinito, POETA.

mj dijo...

De la palabra nos nutrimos, sí. Y hoy me alimento con la tuya, con tus versos pues yo también quiero elevarme y dejar de existir para fundirme con todo.
Un abrazo enorme

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Muy bonito Marisa, me ha gustado mucho, la pintura es muy original.
Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

TACI TORRE dijo...

Querida Marisa: pones palabras mágicas a imágenes sorprendentes.
Siempe te digo que admiro tu capaciad de expresar en tus versos concisos tanta emoción. Un beso

La sonrisa de Hiperión dijo...

Todos necesitamos el néctar de los dioses...

Saludos y un abrazo.

Dulce dijo...

No te olvidas... antes al contrario!

ana dijo...

La palabra es vida, si no, no estaríamos aquí, ahora en tu espacio leyéndote.

Un besito.

Noris Marcia dijo...

Marisa, las palabras son la sason de la vida, la esencia, el poder,
el amor y el silencio. Es todo y mucho mas, es el ardor de uno mismo. Un abrazo,

Rosa María dijo...

No te olvides de que existes, dado que eso sería como renunciar a seguir en la cordura de pronunciar tus secuencias vividas y las que estás por vivir.

Un besiño grande para todo el lote, incluso a la gatita compañera de paseos en la playa. La verdad querida Marisiña que son entrañables.