miércoles, 1 de diciembre de 2010

La última hoja

.
.
.

Mientras las primeras nieves caen,
el otoño se desvanece
entre lo mullido y lo suave
que lleva al cálido refugio
del silencio

en lo más profundo,
la levedad de una última hoja
que en vuelo cadencioso
se posa
y duerme.
.
.

35 comentarios:

Susi DelaTorre dijo...

Llega el invierno...

¡Precioso poema y fotografía!

Tu luminosidad se ha reflejado en letras.

¡¡Abrazos!!

Salvochea dijo...

Delicados versos para un frío invierno que llega.

Saludos desde El Bierzo

andré de ártabro dijo...

Dices tú:
cálido refugio de silencio mientras duermen las hojas

se acerca lento el frío invierno.

hermosa esta tu despedida de un otoño
mientras duerme esa última hoja
descrita, tan bien descrita en tus versos.
Un beso

Ananda Nilayán dijo...

Sublime. En sí lo es. Y profundo. Bello. Espiritual.
Me he quedado atrapada en estos versos.
Gracias, son muy necesarios.

Besos

Mai Puvin dijo...

Maravillosa postal nos dejas con tus palabras. ¿No te has sentido así de leve, lánguida y volátil alguna vez?

Me lo hiciste pensar.

Abrazos y buena mitad de semana!

Sir Bran dijo...

Tú sabes atrapar esa belleza que baja del árbol... para posarse en un suelo que ya se desea blanco.
Puede que ese sueño que acoja a la hoja... sea tan dulce como tus palabras.
Besiños.

Alma naif dijo...

La imagen y las palabras perfectas para describir la danza de una hoja al llegar a su fin...
Eres maga con las palabras Marisa!!!
Besos de mi alma a la tuya!!!

De cenizas dijo...

La última hoja fue también la última que bailó en la cálida brisa de los días de dorada luz...


besos

Fernando dijo...

Preciosa poesía y muy profundo pensamiento. Debe ser impresionante vivir esos momentos en un paisaje como el de Galicia. Como decía Celso Emilio Ferreiro:

E pois que cada tempo ten seu tempo,
iste é o tempo de chorar.

Un fuerte abrazo, Xanela.

Jorge Encinas Martínez dijo...

Tu poema, Marisa, es suave y delicado como la caída de los primeros coops de nieve. Me encanta todo lo que lleva "al cálido refugio del silencio".
Un abrazo

IV Encuentro de Poesía en la Red dijo...

Hola, hay novedades en el blog
del encuentro.
Un abrazo

Amig@mi@ dijo...

Noooo, no quiero que caiga. No quiero que se evada con ella, ese otoño que tanto me gusta...
Espero poder mañana fotografiar mi hiedra roja.
Besos

Sneyder Caty dijo...

…y la belleza quedó atrapada en los copos de nieve para que la desvanecida hoja dulcemente se posara y emprender su sueño eterno…junto al otoño que agoniza…

Precioso y delicado poema Marisa.

Un beso y mi admiración.

Roberto Esmoris Lara dijo...

Cuando la sencillez es la lección de la vida, se yergue sorprendente la experiencia de la palabra.
Hermoso, Marisiña
bicos

TriniReina dijo...

Levedades que apasionan al poeta, al que sabe mirar, y ve, la enorme belleza de lo simple. Tú

Besos

Felix Casanova dijo...

Marisa...

Duerme, duerme la última hoja cubrida con un manto blanco, y pena me da, porque cada vez son los inviernos más cortos...

Besos

EL AVE PEREGRINA dijo...

Verdaderas son tus palabras, pues por Orense...ya estáis cargados de belleza blanca...y frío también...

El otoño nos abandona, aunque los árboles tienen bastantes hojas...aquí en La Coruña.

Un beso amiga mía.

Quino dijo...

Imagen y versos en total consonancia. Describes la entrada del invierno con una gran sutileza y sublimidad que haces danzar hasta el más cojo. Felicidades!!!

Biquiños Marisa.

fonsilleda dijo...

Esa hoja, que estos días todavía es múltiple, la sigo yo cuando miro los árboles de enfrente, al pasar por el parque y en mis recuerdos.
Entretanto, llega el frío y tus palabras.
Bicos.

Bolboreteira dijo...

El invierno ya está aquí con fuerza y por adelantado.Afuera nieva y congela.
Besos!

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Marisa:

Qué poema tan tierno y cálido pese al invierno.

Te felicito.

Besos y abrazos,
Cris.

Ashia dijo...

Xanela, mientras va pasando el otoño en su última hoja, se acerca el invierno, sin darnos cuenta pronto el sol traera nuevos rayos.

Como una caricia es la última hoja que dejas en tú poesía.

Muy bella forma de describir, el adios de este mes de ocres.

Muchos besos

Narci dijo...

la foto es una preciosidad, pero los versos acarician con el tacto suave de la nieve y envuelven con el abrazo capaz de abrigar el corazón en el más crudo de los invienos.

Besos

Gabiprog dijo...

Que maravilla de descripción nos ofreces, casi toco con las manos cada una de tus palabras.

merce dijo...

Suaves tus palabras que sosiegan el alma, mecida como hoja de otoño en sueño apacible...de dulce promesa.

Un abrazo Marisa.

La sonrisa de Hiperión dijo...

A punto de caer, está la última hoja...

Saludos y un abrazo.

Laura Caro dijo...

El otoño es una estación mágica, que inspira versos.¿Será ese silencio donde nos refugiamos o el bello espectáculo de cada hoja posándose en el suelo, lo que los nace en nosotros?
Bello y sencillo.
Un abrazo.

el piano huérfano dijo...

Con esa reverencia que haces tu al otoño, yo espero otra hoja...

IV Encuentro de Poesía en la Red dijo...

Hola Xanela, soy MarianGardi, te llego una foto que te envié por correo del encuentro que estabas con tu hija?
Es que no sè si te ha llegado, ya me dirás.
Te anoto para el flamenco, dos Ok
Un abrazo

oliva dijo...

Qué delicado... como todos tus versos. Tardo en venir, pero siempre es un gusto llegar al blanco y puro color de este invierno cálido y entrañable que se siente en tu casa...

Me gustó la fotografía y como no, el bello poema, despidiendo la estación de la añoranza y la madurez.

Un saludo.
Ex-lemaki.

Jorge Torres Daudet dijo...

Marisa, un suave, cadencioso y musical poema, que se posa en alma llenándola de ruave sosiego.
Me ha encantado, amiga poeta.
Un beso.

Ricardo Miñana dijo...

Es una delicia leerte Marisa.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

María Bote dijo...

Cálido y bellísimo poema para mitigar los rigores invernales, amiga.
Me ha gustado mucho.
Besos. María.

Sakkarah dijo...

Es una poesía muy delicada que inspira serenidad. Esa hoja al caer, se siente.

Muchos besos.

irene dijo...

Me gusta la nieve, pero me entristece despedir al otoño, con esa última hoja que en vuelo candencioso se posa y duerme..., precioso.
Un beso, Marisa.