miércoles, 24 de noviembre de 2010

Luz en la hierba

Imagen de la web




El rayo de sol despierta,
la trémula gota de rocío
irisa de colores la hierba,
en el húmedo jardín
de los árboles desnudos,los jacintos relucen
perfuman la mañana

en este frágil otoño
de viento y lluvia
se recobra la luz

sobre el azul celeste
danzan los pájaros el vuelo
son las tímidas notas
de una canción
evocando al amor.

30 comentarios:

Gallego Rey dijo...

Como siempre, lectura gratificante y bien traída.

Deseo dijo...

Fresca evocación

EL AVE PEREGRINA dijo...

Bello Marisa, ese rayo de sol ahora mismo y en este mes... nos cae al pelo...con el fresquito que hace.

Un abrazo.

Fernando dijo...

Querida Marisa, el poema es precioso. Yo tengo jacintos en mi casa, pero están a estas alturas un poco pachuchos, pero siempre olorosos. Lo de las gotas en la hierba es pura realidad y preciosa. Un abrazo,

Sneyder dijo...

Estamos en época de jacintos y de poemas hermoso como el tuyo.

Un beso Marisa

Ashia dijo...

Que precioso, Marisa, cuando se enciende la hierba, aunque sea por unas horas en este tiempo, como se agradece.
Tienes razón despierta los sentidos esos momentos, son esa canción que evocacas y que tu poesía despierta.

Tienes en tus dedos un cincel a la hora de escribir.

Muchos besos

Alma naif dijo...

Que dulzura me envolvió al leerlo...
Siempre... me gustó mirar desde la ventana como las gotas de lluvia se deslizan como sonrientes y felices despues de la lluvia tenue..
Es una imagen preciosa la que convertiste en ver!
Bello cielo, mucho!!!
Besos a tu alma... y buenas noches!!!

María Bote dijo...

Diamantes parecen las gotas rilantes de la lluvia sobre las hojas, Marisa.
Tú lo describes muy bien poéticamente, amiga.
Besos. María.

REL dijo...

una gota de rocío es como una cápsula de dios
o como una lágrima que acuna la vida
Gracias por darme a beber tu poesía, Marisiña del alma
Bicos

TriniReina dijo...

Toda canción que evoca al amor, es una gota concentrada de primavera.
Gotas dulces son tus verssos, siempre.

Besos

Gabiprog dijo...

¿Podemos vivir sin otoño?

¿Qué tiene el rocío que nunca nos molesta?

Tal vez los signos de la vida y su aliento siempre nos emocionan.

Amig@mi@ dijo...

Pues aquí hoy Marisa, ni otoño ni rayo de sol.
Hace un día tan feooo
En fin, es lo que hay.
Al menos tenemos tus letras...
Besos

FERNANDO SANCHO dijo...

Esa gota de rocío, ese frescor en la hierba en esta estación donde la melancolía desnuda los árboles
y la nostalgia evoca al amor...

Preciosas imágenes, te felicito por tus versos.

Gracias.

andré de ártabro dijo...

Iarisa de colores la hierba
en un otoño color ocre
donde pende trémula gota de rocío
y las hojas no se caen
se tiran, para fecundar el suelo.
En tus versos todo evoca al amor.
hierba , jardín, mañana, viento lluvia, que tú conjugaas de forma magistral .
Un beso

MORGANA dijo...

Qué hermoso ,Marisa!Escribes de una manera tan hermosa que llega hasta dentro.
Mil besos.

Quino dijo...

Gotas de rocío que invitan a la frescura sea en la estación que sea... pero más en ésta por la nostalgia y melancolía.
Muy gratificante tu poema, Marisa.

Biquiños.

Ananda Nilayán dijo...

Me transporté a ese húmedo jardín y me quedé prendida de los iris de la hierba, el olor de los jacintos y el celeste del cielo, donde los pájaros evocan esos cantos al amor.
Y me sentí alegre... porque la paz y y la frescura de este poema dispersa los nubarrones.

"en este frágil otoño
de viento y lluvia
se recobra la luz"

En sí es todo un poema.

Besos, Marisa, gracias.

Mai Puvin dijo...

Que lindo mimo, y con arte.

Abrazos, Marisa y que tengas bello día!

Rosario dijo...

Mucha sensibilidad y ternura pones en tus palabras, muy bonito.
Gracias por tu comentario en mi blog.
Un abrazo fuerte amiga, desde mi librillo.

bixen dijo...

Amanece, que no es poco.

anuar bolaños dijo...

RUEGO


Señor
es verdad lo que dicen
he enloquecido como un confuso mar
de gatos multicolores.

Y es ella el origen de mi locura
su negación a todo
su costumbre de cerrar los brazos
antes del abrazo
sus sentencias
sus coqueteos de estrella fugaz
el cerrojo que pone a su pecho.

Toda ella me tiene perdido
porque ella es todo
y yo un débil poema.

Señor
el amor cayó de tu mesa de trabajo
estando aún inconcluso
por eso es un fulgor indomable
que me llena de espejismos como a un náufrago.

Dime,
qué harás para salvarme?


anuar.

Sakkarah dijo...

Estas pequeñas cosas on las más bellas...

Muchos besos.

Adriana Alba dijo...

Me llegó la fragancia del jardín y el aire fresco!


La luz en el hierba iluminó tus letras.

abrazos Marisa.

Enrique Rojas Guzmán dijo...

Evocando al amor, bonita manera de acabar un bonito poema.

Un saludo

Ricardo Miñana dijo...

Precioso Marisa, una poesia llena de belleza y naturaleza.
un placer pasar por tu casa.
feliz fin de semana
un abrazo.

Marinel dijo...

Romanticismo en estado puro, que con la imagen y el colofón de tu poesía,se siente revolotear cálido sobre el ambiente.
Hermoso.
Un beso grande.

Noray dijo...

Tal y como lo pintas, más que luz es verdadero "esplendor" sobre la hierba.

Me fascina la manera que tienes de evocar la naturaleza.


Un fuerte abrazo.

fonsilleda dijo...

Que no falte esa evocación al amor.
Leer tus positivos poemas, es irse con una sonrisa agradecida.
Bicos.

Alís dijo...

Me gusta cómo observas y describes con tus versos esos detalles que se nos pasan desapercibidos

Biquiños

La sonrisa de Hiperión dijo...

Luz sobre el rocío del mundo...

Saludos y un abrazo.