viernes, 30 de julio de 2010

Efímero




Tórridos rayos de sol

queman la tierra


nube de verano

que desemboca en tormenta

refresca la sed de la tarde


así de efímero

se muestra el amor.





29 comentarios:

Ananda Nilayán dijo...

Efímero, si, como esta vida. Pero como esa tormenta que refresca la tierra y queda el frescor que alimenta, el amor, aunque parezca efímero, siempre deja su huella.
Ay Marisa, qué bonita tu poesía!!!

Un besito.

anamorgana dijo...

Preciosa poesía, sí, así de efímero como la flor de la imagen.
Besos

Alís dijo...

Efímero sí, pero intenso. Como tu poema, como esas tormentas de verano.

Bicos

Felix Casanova dijo...

Marisa...

Lindisimo, en pocos versos has sabido definir lo efimero que es en ocasiones el amor, como esa tormenta de verano que nos refresca y se va...

Un beso

Silvia Meishi dijo...

Lo efímero es lo más dulce, como el amor.
Un poema muy bello.

Un abrazo

El ave peregrina dijo...

Ni que lo digas amiga,este calor nos agobia y no digo por tu Orense...que lo superáis...la tormenta refresca...pero trae también sus consecuencias.
Bella entrada Marisa.

Un abrazo.

Magah dijo...

Tantas veces fràgil e intangible. Se escurre como agua entre las manos.

Abrazo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Lo poco, dura poco, pero sabe intensamente...

Saludos y un abrazo.

Sir Bran dijo...

Las temperaturas altas atentan contra ciertas estabilidades, pero si tú mencionas al amor intacto y profuso, casi puedo alegrarme de que el calor se este aplicando sobre nuestra tierra.
Mil besiños dulces, aunque te lleguen algo derretidos...

Noesperesnada dijo...

Aunque no siempre es lo que se ve...

Lasosita dijo...

Es la rapidez con que todo sucede, aún a nuestro pesar, el amor viene y tal como descubrimos con dolor, se va...


Besiños presenciales de hoy mismo!

Roberto Esmoris Lara dijo...

Desconfiad de los sentimientos tórridos y serenos. La tormenta también es amor. Y el calor, y el frío y la brisa y el viento.
Bellísimo, Marisiña
Bicos do REL

lemaki dijo...

Fugaz pero imperecedero...

Es precioso. Así es el amor, está muy explicado. Hay que refrescarlo para que se lleve la calima...

Saludos.

Terly dijo...

Luz y oscuridad, sol y tormenta, hielo y fuego, bosque y desieto, sí, tienes razón, el amor es efímero y contradictorio pero...
¡qué maravilloso amor!...
Feliz verano, Marisa. Nos vemos en Septiembre.
Un beso.

gaia56 dijo...

Sí,somos efímros, no sólo el amor.
Un beso.

Ashia dijo...

Preciosa poesía, Xanela, todo amor desemboca en tormenta, momentos de dudas.
Efímero, sí, pero merece la pena.

Un beso muy fuerte.

Chousa da Alcandra dijo...

O bo, ben aproveitadiño...da para moito!!!

(Mira esto. Xa é casualidade que ambos escollésemos título e imaxe. Debemos ter unha conexión mental interesante:
http://chousadaalcandra.blogspot.com/2010/04/efemera.html
)

Bicos duradeiros

Rosa María dijo...

Marisiña; Que triste son los amores efímeros. Yo creo que casi no se les puede calificar de amor, más bien de circuntancia ambigua.
Biquiños

TriniReina dijo...

...Como un soplo de brisa perdida en mitad de un verano...

Muy hermoso

Besos y gracias por tus palabras

1600 Producciones dijo...

Y por suerte es así!!!

Saludo y beso

1600 de regreso

Norma Ruiz dijo...

Marisa:
bienvenida a mi blogs.
un placer leerte.
excelente poema.
besos

Mery Larrinua dijo...

Rayos de sol, lluvia fresca, el amor....VIDA!!!
un beso

Marinel dijo...

Igual a las tormentas veraniegas...mucho ímpetu pasional para esfumarse en un suspiro y dejar que el sol siga quemando sin compasión...
Precioso.
Besos.

Alicia María Abatilli dijo...

Por ser tan efímero es necesario cuidarlo mientras dure.
Un abrazo.
Alicia

Deseo dijo...

lindo


Me gusta la pluma de photoshop

merce dijo...

Que belleza, de poema.!!!
Como el amor...!!!

Un abrazo Marisa.

fonsilleda dijo...

Esa misma imagen, para ilustrar lo efímero, me he encontrado en 3 sitios, incluido éste, en pocos días.
¡Ojalá refrescara un poco!.
Bicos.

saltar del tren dijo...

Tan efímero como intenso. Preciosos versos!
Te felicito Marisa.
besos

bixen dijo...

Lo breve y bueno... dos veces bueno.

Diente de León