jueves, 30 de julio de 2009

Implorando salvación.

.


Con satisfacción diabólica
contemplan su obra de fuego,
humo y destrucción.

Sus víctimas cogidas por sorpresa
gimen y se retuercen como
antorchas incandescentes
implorando salvación.

El viento las empuja más y más,
hacia ese infierno
que nada perdona.

No queda soplo de vida,
esqueletos surgidos
de la calcinada tierra
extienden sus brazos
quemados y ennegrecidos
hacia el cielo,
preguntándose cual sería su pecado
para recibir tan gran castigo.

.

23 comentarios:

merce dijo...

Fuerte y desgarrador poema de grito salvaje a favor de la inocente Madre Naturaleza.
Necesarío.

Un abrazo grande Marisa!!!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Un voz en alto, alguién que levanta tu puño y lo agita, todo encerrrado en una poesía. Que mas puedo decirte, sinceramente bello. Un beso.

Adolfo Payés dijo...

Muy sentido como desgarradores tus versos.. me gustaron,

Gracias por compartirlo

Saludos fraternos
un abrazo muy grande

Bajo mis pies dijo...

Es un verso precioso y muy emotivo, me hizo acordar muchos a los verdaderos incendios forestales, a todo lo que se pierde y que tarda tanto pero tanto tiempo en recuperarse!
Bss Marisa!

€_r_i_K dijo...

Cuanto dolor
en los brazos desnudos,
que hasta sus raices
sienten morir...
Cuantos hombres
frotarán sus manos
sabiendo que su precio
no será lo que valen...

Abrazos Marisa.....

Alicia María Abatilli dijo...

Incendio, tristeza, usurpan la vida, miseria humana.
Quiero darte mil gracias, Marisa.
Por solidarizarte conmigo y con los demás .
Alicia

Meret ® dijo...

Es una lástima que nuestros bosques se calcinen,
y perdamos nuestra fauna y flora.

Preciosas letras, Marisa...
sigue escribiendo así de bonito.

Besos.

Fernando dijo...

Los fuegos suelen producirse por el abandono de los montes, al dedicarse los hombres a otros menesteres, siempre destinados a sobrevivir. Hace años, la gente de los pueblos, ahora llamados ciudadanos, cuidaban los montes. tengo ganas de que los políticos vuelvan a llamarnos "pueblo" y no "ciudadanía". Un saludo y felicidades por tu poesía.

Oscar dijo...

Muy buen poema, y hermoso blog!!!!
Oscar de Bs As, te invito a mi blog!!!!

TriniReina dijo...

Y qué tristeza deja a su paso. Cuánto cadáver. Que cementerio al aire. Que de cenizas innecesarias.

Es muy triste que pasen estas cosas y que haya personas´que comentan estos desmanes que a todos nos hieren.

Besos

maruxiña dijo...

Cuando veo imágenes de bosques ardiendo me entra una angustia y una tristeza indescriptibles... muy bonito el poema.

Biquiños miña!!!

media luna dijo...

Marisa: Tu poema retuerce el alma ante tanto fuego quemando ilusiones, quemando vida. Maravilloso canto desgarrador en medio de todos estos bosques perdidos. Habrá que vivir el duelo de la pérdida y la alegría de verlos crecer de nuevo.
Un placer descubrirte y gracias por tu visita. Allí te dejaré mi respuesta en cuanto tenga un momento de respiro.
Un saludo.

Emilio dijo...

Desgarradores versos de acontecimientos que, desgraciadamente, se repiten año tras año.

Saludos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

"El viento las empuja más y más,
hacia ese infierno
que nada perdona."


Me desisto a perdonar porque nunca me sentí ofendido por los ojos de una mujer. Si me apuras, prefiero las heridas que me provocan...

Saludos y un beso!

Leinad23 dijo...

Y el fuego que creamos, se volvió y destuyó todo a su paso...
Se arrasaría así mismo si pudiese
muy chulo

Meiguiña dijo...

Imagen y palabras que lo dicen todo amiga.

Es una tristeza mirar a los bosques y ver como estan calcinados.

Bicos

Sol dijo...

Bello poema Marisa pero tan cierto que duele...la imagen lo dice todo esa desolación que produce ver a la naturaleza desnuda!!!
Besos llenos de luz para ti, buen fin de semana!!!

Meiguiña dijo...

Me cuelo en tu xanela para dejarte un mensaje: en mi rincon hay algo para ti, es tan grande que no lo di metido por esta xanela literaria.

bicos dende a Torre de Hercules

Marta dijo...

Tristemente, no hace falta pecar para recibir un gran castigo. Basta con existir.

De las imagenes a las letras dijo...

woww impresionante

Amig@mi@ dijo...

Me hiciste sentirlo hasta el fondo del corazón.
Imagínate, mi infancia y juventud pasó entre los pinos del valle de Tietar, Arenas de San Pedro fue mi casa ...
Uff, hoy seguro nada de lo que yo tenía alrededor existe.
Un abrazo

fonsilleda dijo...

¡Qué tristeza!, parece que aquí, de momento este año, gracias a que el verano se resiste, nos vamos salvando.
Pero, encontrarse bosques calcinados, suelos ennegrecidos, plantas y árboles que ya no son sino falta de vida, es una de las cosas más tristes que existen. Al menos para mí.
Bicos.

LOLI dijo...

lo que mas me cabrea es la risa de hiena que estará poniendo la mano que puso la llama