jueves, 29 de enero de 2009

La bicha


..Desde que en el mundo el ser habita, esta bicha nos acecha en su covacha inmunda y putrefacta. Nunca se da por vencida, ataca una y millones de veces. Cuando los humanos pierden las pestañas investigándola, descubren su punto flaco y son capaces de erradicarla, ella no se va del todo quedando latente hasta que se den los factores propicios para un nuevo ataque y a cada paso más virulento. No le importa que sean jóvenes o viejos. A veces lo hace atacando de golpe a una masa ingente de seres, se carcajea con las plagas que produce.
..Las pequeñas batallas que pierde, a ella no le importan porque sabe que tarde o temprano reaparecerá con su amiga “la parca” y juntas se cachondearán una vez más. Ella se sabe importante y que su nombre nunca desaparecerá.
.
.

6 comentarios:

Lasosita dijo...

Qué terrible es el lenguaje de la enfermedad! Tan unido a la muerte...
Tengo pensamientos grises con esa " bicha", Marisa!

Un gran abrazo, querida amiga!

Marisa dijo...

Querida Susi,es verdad que despierta pensamientos grises,
pero hay momentos en los no la podemos obviar y nos rebelamos
contra ella.
Un abrazo muy fuerte.

merce dijo...

Marisa, que intenso...fuerte...
produce desasosiego...pero tambien existe. Un gran abrazo.

Leola dijo...

¡La bicha! Primero pensé que era la muerte, luego entendí que no. La muerte no, la casi muerte quizá. Es muy sentido el relato Marisa, gracias por compartirlo. Un beso y ¡nos vemos en la próxima!

Oscar García dijo...

La bicha siempre está ahi, y como dices, a veces viene cogida de la mano de la muerte, primero actua una para después dejar el camino libre a la otra.

Besos

Marisa dijo...

Bienvenido Oscar.
Gracias por leerme.
Espero verte a menudo por aquí.