domingo, 1 de diciembre de 2019

TIERRA





Cada día que amanece,
más cerca de esta TIERRA
que tanto amo.

ELLA me regala
la luz
que me sustenta.

Y aunque lo verde
muera en el canto
de una hoja.
y aunque el primer frío
de diciembre penetre
por entre las desnudas
ramas del ciruelo.

También en eso
hay
aletargada belleza

Debo de estarle
sumamente agradecida
porque (a duras penas)
ELLA mantiene  el milagro
de la vida.

Marisa Pintos L.



2 comentarios:

Alís dijo...


Todos deberíamos estarle agradecidos y tratarla como corresponde. Ella es pura generosidad y nosotros, sólo ambición. Si yo fuera ella estaría aún más enojada.

Bicos

LA ZARZAMORA dijo...

Son los pies que me acogen cada día, pese a mis traspiés.
Es el aire que me hace volar.
El fuego que me hace sentir.
Es el agua que día tras día me hace renacerme.

Gracias por estos versos tan necesarios mi Xanela.
Y un beso.