jueves, 17 de agosto de 2017

Costuras del alma














  


 Cuando ya los dolores
se hicieron tuyos
cuando ya los dolores
no pesan,
se agarra uno a la vida
y se olvida
la tristeza.

Ahora soy
mitad mar y
mitad tierra,
mujer vieja
niña pequeña,
espuma salada
tendida en la arena.






4 comentarios:

Voz en off dijo...

Qué triste!

Rosana Marti dijo...

El tiempo te hace sabía. Besos!!

Joaquín Lourido dijo...



Realmente es una poesía con unas vicisitudes y mensaje inmensos. Como dice Rosana el tiempo nos va consolidando la sapiencia.

Un abrazo y buenas noches, Marisa.

Hanna dijo...

Fuerte texto.