viernes, 15 de enero de 2016

Claro día





















Pintura
John D Moulton





 Ayer era senda cansada
en el aposento
el viento ululaba,
los negros nubarrones
arañaban el sueño.
Hoy la palabra callada
rasga el aliento,
se entrega a la luz
y engendra el poema.





14 comentarios:

Sneyder C. dijo...

La noche a veces esta llena de nubes negras…pero al amanecer la vida se ve distinta y aquello que nos preocupaba vemos que no tiene mayor importancia…

Un cálido abrazo Marisa

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Marisa, solo posteo una vez al mes y en ese tiempo os voy visitando.
Siempre paso por tu casa pues me gusta lo que escribes .
Espero que nunca te falte la luz para agradecer a la vida todo cuanto te ha dado.
Que tengas un buen año.
Sor. Cecilia

LA ZARZAMORA dijo...

Dias de cal y de arena, de blanco y negro en la tinta de los versos.
Besos, Xanela.

José Valle Valdés dijo...

Me ha resultado de mucho placer la lectura, amiga.

Abrazo

Rosana Martí dijo...

Después de los nubarrones, viene el reluciente sol que aviva los sentidos e inspira lindos y hermosos poemas.

Besitos Marisa, gracias por tus letras.

Andres Lopez dijo...

Así eres tu dulce inspiración
Besos
André.

Marisa dijo...

Gracias a todos
por acercaros
a mi ventana
y dejar agradables
comentarios.

Abrazos y besos

Conchi dijo...

Es un placer pasar a leerte Marisa. Un poco tarde pero, deseo que tengas un feliz 2016.

Un beso.

Adriana Alba dijo...

Si engendrado el poema irradia tanta dulzura y belleza, lo que será cuando nazca,su luz iluminará las almas.
Bellíimo Marisa, un fuerte abrazo.

Antonio Porpetta dijo...

Gracias, Marisa, por tu generoso comentario.
Me encanta tu blog, tan lleno de vida y de emoción.

José Manuel dijo...

Los nubarrones también tiene su hermosa luz. Un hermoso poema como siempre.

Besos y un fuerte abrazo.

Fina Tizón dijo...

Es como una ventana que se abre a la luz...
Un abrazo y feliz inicio de semana

Fina

María Bote dijo...

Siempre sale el sol después de la lluvia, querida marisa. Precioso tus versos.

Felicidades, buen domingo y besos. María

Marinel dijo...

Los versos son tan humanos a veces que sienten el entorno y se apocan hasta que de nuevo sale su humanidad de lucha por los poemas...
Besos.