miércoles, 10 de junio de 2015

Soledad




















Pintura
Leonardo da Vinci





Sola,
nunca hasta ahora
tan diariamente
sola
tu soledad y la mía.

Nos buscamos,
en ese campo
del silencio
donde  se curan las llagas
y la flor huele a cerezo.

Nos miramos,
y cuando tus ojos
irisan en los míos
la soledad
ya no existe.

















15 comentarios:

Sneyder C. dijo...

Dura la soledad cuando es compartida por los dos...

Un calido abrazo

Sneyder C. dijo...

Dura la soledad cuando es compartida por los dos...

Un calido abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

Y entonces la soledad se dispersa en ese abrazo corpóreo más allá del silencio, diluyéndose en la magia de la mirada.

Besos, Xanela.

José Manuel dijo...

¡Cuanto daño hace la soledad en compañía!

Besos

José Valle Valdés dijo...

Se me da muy bien el poema, amiga. Logras buen ritmo y discurso.

Abrazos

Verónica Calvo dijo...

Qué bello poema...
Y qué bueno tener unos ojos que arranquen la soledad.

Besos, querida Marisa

De barro y luz dijo...

En el campo del silencio se plantan y marchitan las soledades.


Bss

Hanna Xesco dijo...

Intenso ,, como la soledad. Beso

Fina Tizón dijo...

¡ Qué hermosa soledad cuando el amor la llena!
Preciosas letras.
Un abrazo
Fina

Antonio Porpetta dijo...

¡Ay, la soledad! Si yo te contara...
Un gran abrazo.

Antonio Porpetta dijo...

¡Ay, la soledad! Si yo te contara...
Un gran abrazo.

Adriana Alba dijo...

La soledad compartida es menos soledad.
Bellos versos querida Marisa.
Un cariñoso abrazo.

Rayén dijo...

Dos soledades que se encuentran en los brotes del cerezo... que hermoso, allí se complementan y se acompañan.
Hermoso poema, me ha encantado.

Narci M. Ventanas dijo...

Muy bello encontrar unos ojos que te liberen de la soledad. y más bellos aún tus versos.

Besos

Obat Tumor Otak dijo...

Usted puede tener éxito si tienes fe y actuar de acuerdo con esa creencia. Debido a que la mente cree cualquier, será capaz de ser alcanzado