sábado, 19 de julio de 2014

La dicha






















"Mundos azules"
Pintura de Cristina Alejos Cañada




A veces ocurre
que las ansias por la dicha
son tan grandes
que el Universo te escucha.

Entonces
la acunas, le das calor
e intentas
que la llama de lo efímero
invada tu corazón.






8 comentarios:

©Laura Caro dijo...

En las pequeñas cosas, a veces efímeras también, reside la felicidad...

Un besazo, Xanelita.
Te quiero.

José Manuel dijo...

Ocurre más veces de las que en realidad pensamos...el corazón necesita tan poco para ser feliz.

Besos

LA ZARZAMORA dijo...

En lo efímero se acunan los instantes de la "infinitud".
Y son la magia de la vida.

Besos, Xanela.

Alicia María Abatilli dijo...

No sé, lo efímero, a veces, como tal duele.
Pero tus palabras lo desmienten.
Abrazos.

Juglar dijo...

La felicidad es un compendio de pequeñas cosas.
Realmente no necesitamos tanto para ser dichosos.
Cariños varios, Marisa.

Verónica Calvo dijo...

Tal cual, querida Marisa, tal cual lo has escrito.

Hermoso!!!... y certero.

Besos

Katrina dijo...

Vaya... creo que mis ansias por la dicha aun no llegan a los oidos del universo. A gritar más alto!

Saludos!

Manuel dijo...

Dicha y Felicidad normalmente van de la mano...