domingo, 26 de enero de 2014

Cuán lejos se ve la luz




















Pintura de Enma Cano






En medio

de esta gran opacidad

la noria gira,



qué sea tanto

el revulsivo canto del hombre

por renacer a la vida



que al fin despierte

de la inmensa oscuridad



primavera del silencio

que nos permita oírnos.









16 comentarios:

De barro y luz dijo...

La noria nos trae y se lleva las luces del alba y los ecos del silencio.


Bss

Julito Chés dijo...

Oírnos o por lo menos escribirnos.
Mucha sensibilidad en el cuadro y en el verso.
Felicidades.

Juglar dijo...

¡Oírnos y comunicarnos!
Me gustan tus versos.
Cariños varios. Muchos, amiga!

Arruillo dijo...

Qué falta nos hace despertar, Marisa, ojalá que con cantos como el tuyo se consiga.
Un abrazo

Marinel dijo...

Me uno a este tu hermoso poema, casi ruego cargado de incomprensión y anhelo por dar libertad a tanto mutismo hermético...
Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Ojalá tu canto y lo que imploras sea escuchado.
Y que se desgarre el grito y se sacuda por fin el silencio de las bocas.

Besos, Xanela.

Nines Díaz Molinero dijo...


Ojalá llegue esa primavera de silencio que nos permita oírnos, Xanela, como invocas tan certeramente en tu poema.

Un abrazo.

Amando García Nuño dijo...

Puede que ni exista la luz, quizás esté cortada por impago, por exceso de voces ante esa primavera del silencio.
Abrazos, siempre

TriniReina dijo...

Acaso ahí resida la esperanza. Pese a la opacidad, la noria sigue girando: la noria de los días.

Besos

Adriana Alba dijo...

Es urgente y necesario despertar de la oscuridad.

Hermoso poema Marisa, un fuerte abrazo.

Sneyder C. dijo...

Que en medio del silencio brille la esperanza y nos permite oírnos…

Besos

José Manuel dijo...

La esperanza nos hace ver la luz más cerca de lo que creemos que está.

Besos

Narci M. Ventanas dijo...

Nos hace falta un gran despertador con luces de muchos colores para distinguir los rostros grises de quienes hacen girar la noria a su antojo.

Besos

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Bellas letras cargadas de verdad.
Ojalá tuviésemos la humildad de sabernos escuchar unos a los otros y que este mundo se construyera en paz.
Un abrazo

andré de ártabro dijo...

Gira la noria y gira el pensamiento humano en el confín del silencio viven nuestros anhelos
Besos
André

Verónica Calvo dijo...

Sea.

Eres grande, querida Marisa.

Besos