viernes, 6 de diciembre de 2013

Toma de conciencia




















Ya no hay cielo
de golondrinas,
la última cruzó un día
el humo negro
de la tarde

el mar, ya no es
una risa de peces,
es una burda agonía
entre bocanadas de plástico
y alambradas de acero

los pulmones frenéticos
de la tierra
solo a medio llenarse

la impotencia
hace añicos la palabra.



de Publicitarios sin Fronteras






21 comentarios:

Antonio Porpetta dijo...

Gracias, Marisa. Eres un encanto. Besos desde Madrid.

andré de ártabro dijo...

Siempre faltan las palabras , aunque el lenguaje nos limita tanto, para eso está la poesía, para para llenar los huecos como haces tú transmitiendo sentimientos.
Besos
André

La Solateras dijo...

Triste, hermoso y duro poema, Marisa.

Un beso grande

Ligia dijo...

Una buena denuncia en forma de poema. Abrazos

María Bote dijo...

Contundente y bello a la vez, poema protesta, querida Marisa. Gracias por compartirlo.

Muchos besos.

Soledad Enelpiano dijo...

Coraje, dolor es lo que esta vez tus letras trasmiten no exentas de toda razón.

Un abrazo muy fuerte Marisa.

Pd. he tratado de comentarte pero no podía, veremos si ahora sale el comentario

Verónica Calvo dijo...

Además de verdad, querida Marisa.

Un alma sensible como la tuya se duele ante el terrible agravio que se hace al planeta.
El mar es nuestro aliado y con que poco respeto se le trata.

Eres grande :)

Besos!!!

Rosa María dijo...

La conciencia social es un deber de todos, por ello tenemos voz para gritar cuando se hacen desastres tan negros que después quedan impunes. A los españoles nos están marginando en tanto...
Un abraciño,
Rosa María Milleiro

Fibo Fibo dijo...

No tenemos conciencia de la degradación en la que todos cooperamos de una manera u otra de este llamado planeta azul.

Un saludo.

TriniReina dijo...

Destructores por naturaleza, acabaremos destruyendo la Naturaleza misma.

Un grito a la conciencia es tu poema de hoy.

Besos

©Laura Caro dijo...

Magnífico grito de auxilio y dolor.

Tus versos brillan tanto como tú.

Un abrazo enorme y agradecido.

©Laura Caro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
De barro y luz dijo...

Crónica de un suicidio anunciado y advertido... y no por ello menos triste.



Bss

PMPilar dijo...

y la palabra no volverá
como tampoco lo que la destrucción colectivamente -justa-de explicaciones se llevó por delante.
de poco han de servir los lamentos
a destiempo

Un abrazo

Amig@mi@ dijo...

Qué pena que hoy tus palabras sean tan tristes. Y lo peor es que llevan un toque de verdad...
un abrazo

Alís dijo...

Un poema necesario.

Y seguimos sin aprender. Ojalá tomemos conciencia antes de que sea demasiado tarde.

Bicos

Narci M. Ventanas dijo...

Geniales tus versos, se clavan como agujas en el alma, sobre todo por lo que tienen de ciertos.

Besos

Adriana Alba dijo...

Excelente.
Un llamada a la toma de consciencia.
La Tierra es un ser vivo, debemos cuidarla y respetarla.
Abrazos Marisa.

Arruillo dijo...

¿Qué será de nosotros sin ese mar?, no tendremos vida, por eso hay que seguir reivindicándolo como tú lo haces, Marisa, con tus versos.
Un abrazo

María Bote dijo...

Querida Marísa, estoy confundida porqué veo en mi blog, que actualizas el tuyo con entradas nuevas, mas luego clico para entrar y siempre3 llego a esta entrada, no a las nuevas y, me siento impotente porque no comprendo qué pasa y no puedo comentar.

Por eso te escribo aquí, haber si me lees y puedes tú darme la solucción.

Un abrazo y ¡Feliz Navidad!!!

LA ZARZAMORA dijo...

Quiero pensar y creer que no...
Que no será más fuerte la umbría noche y su ostracismo, contra un abanico de manos de estrellas...
Un beso grande.