jueves, 7 de febrero de 2013

El latido de un ocaso













  


(Foto Xanela)




Placentera calidez
puso el invierno a esta tarde,
ante mis ojos
se van muriendo las horas
olas que no envejecen
en este mar que me arde

gozoso el palpitar
del latido
un pleno sentir muy alto
un reguero luminoso

sobre  silencio de ocaso.










15 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Maravilloso reguero que nos deja el sol sobre nuestro querido mar y la belleza de tus apasionados versos.
Besos.

José Manuel dijo...

Un placer de ocaso transmitiendo paz y belleza.

Besos

la reina del mambo dijo...

Maravilloso !!!
Un beso

TriniReina dijo...

Leer el poema y mirar la foto...
Sí, calidez es lo que se percibe. Será que mi alma tanto la desea...

Precioso
Besos

Marinel dijo...

Hay visiones en instantes puntuales,que nos desaceleran el ritmo cardiaco...
Hermoso.
Besos.

maria varu dijo...

esta calma traspasa las horas, la mirada y tus versos...


besos Marisa y hermosa foto
(había material ;))

ana dijo...

Si las horas mueren así, que belleza de muerte.

Besicos.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Precioso!!Me ha encantado leerte después de tanto tiempo sin tener Internet.
Una bella fotografía para reflejar tus buenas letras en ese mar de sentimientos.
Con ternura
Sor.Cecilia

Juglar dijo...

Calidez y ternura que traspasan la pantalla y me llegan.
Versos cargados de sentimiento, querida Marisa.
Un abrazo cariñoso.

Soledad Enelpiano dijo...

Que mejor palpitar que quedarse prendida en sus profundidades.
Hay una luz en tus poemas que tus ojos mece, una pasión que se desborda en tus poesías, esa pasión envuelve y nos vamos detrás de él, del mar.

Es una preciosidad.

Besos y abrazo

Susana Jiménez dijo...

Hermosa la palabra utilizada “reguero”, quedamos bañados, inundados de luz, calidez y ese palpitar de las olas que nunca envejecen mientras te leíamos…
Un gusto haberte leído

Narci M. Ventanas dijo...

Hermoso reguero el que nos dejan tus versos para conducirnos a uno de los momentos más mágicos del día, especialmente cuando en el horizonte se funden el cielo y el mar.

Besos

Amig@mi@ dijo...

Hoy veo que la fotografía es tuya. Casi tan buena como tus letras. No es de extrañar que te inspire.
¡Precioso cuadro!
Abrazos

Verso a beso dijo...

Qué paz comunican tus versos...y esa imagen....

Bss

Amando García Nuño dijo...

Potentes imágenes de una tarde de invierno, en esas horas que se van muriendo...
Abrazos.