lunes, 14 de enero de 2013

Soltando amarras

 ( A una amiga)


 





















Fue dardo
clavado en el pecho,
saldó para ti
lunas de sordo silencio

valiente
has sabido
soltar las amarras,
el buque zarpó
de tu puerto

cuánta ola
de dolor contenido
cuánto amor diluído
en el viento

un aura de fuego
se forja en tu adentro,

es luz 
que encandila la noche
al gélido invierno.



 (Imagen de internet)









22 comentarios:

La Solateras dijo...

Soltar amarras a veces es muy duro pero casi siempre merece la pena.

Hermoso homenaje a tu amiga, Marisa.

Abrazo fuerte.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Tu amiga tiene mucha suerte contigo, es precioso lo que le dices.
Un abrazo amiga.

andré de ártabro dijo...

Mejor soltar amarras , dejar la baraca al pairo que no conduce a buen puerto.
Tu amiga te tiene,"tiene suerte"
Precioso poema!
Besos.

Verso a beso dijo...

Levar anclas, soltar amarras, soltar lastre y....¡rumbo al nuevo horizonte!


Bss

Antoni Barnils dijo...

No es fácil, no lo es, ver zarpar el barco que antes fue tu destino. No, no lo es.

Un beso

María Bote dijo...

Hermoso y sentido poema, querida Marisa. Siempre es un placer para mí, venir a leerte, amiga.

Besos. María

Alís dijo...

Permanecer amarrado no es bueno. Todo aquello que nos impida navegar es malo.
Tener amigos como tú, sin embargo, eso sí es bueno. Coincido con André de Artabro: tu amiga tiene suerte.

Bicos

Narci M. Ventanas dijo...

Inmenso es el océano y numerosos los puertos. Nunca es conveniente seguir amarrada a uno que no es hostil.

Magnífica metáfora.

Besos

José Manuel dijo...

Si hay que soltar amarras porque ese puerto ya no es buen refugio, sabia decisión es hacerlo.

Besos

Amig@mi@ dijo...

No se puede decir mejor. Creo que este poema tiene dueña, pero hay más de uno que nos lo quedaríamos.
Un abrazo, Xanela

Verónica C. dijo...

Siempre hay que soltarlas, se vuelve inevitable (y menos mal)

Querida Marisa, es un poema que se lee entre líneas, así que son dos poemas.
Me quedo con estos versos, me parecen en si mismos otro poema.

cuánta ola
de dolor contenido
cuánto amor diluído
en el viento

Besos

Soledad Enelpiano dijo...

Con el corazón roto y sin querer hacerlo, hay que soltar amarras para seguir dando luz, eso pienso.

Marisa es un precioso poema, tú amiga te lo agradecera en el alma, tiene mucha suerte.

Un gran abrazo

Juglar dijo...

Soltar amarras, siempre.
Las ataduras no ayudan a crecer y menos cuando nos hacen infelices.
Sé que repito lo que ya te han dicho. No importa: Tú amiga es afortunada y tus amigos virtuales también ¡porque estás ahí!
Cariños varios, Marisa.

Sir Bran dijo...

Preciosas palabras para premiar una valentía... que sin duda se merece, seguramente había sido hora ya hace mucho tiempo, pero ojalá sea una acción que le ofrezca por fin nueva luz.
Tu dedicatoria le agradará sin duda.
Besiños

JOSH NOJERROT dijo...

A veces me pregunto porque no soltamos amarres sin esperar a llegar a la extenuación, a la consumación de nuestros desvelos, malgastando alientos y musitando suspiros que se pierden por los resquicios del corazón...

Adriana Alba dijo...

Un poema gratificante que acompaña amigablemente la nueva travesìa.
Precioso Marisa.
Besos.

Rosana Martí dijo...

Que precioso y esperanzador texto Marisa.

Muchos cariños para ti amiga mía.

Sneyder C. A. dijo...

Mejor soltar amarras , siempre encontrara puertos para seguir creciendo en un ambiente sin dolor y lleno de luz.
Que afortunada tu amiga de tenerte.

Un cálido abrazo



TriniReina dijo...

Soltar amarras y, soltar inviernos...

Muy hermoso

Besos

Carmen Magia dijo...

Precioso...Es cierto que hay que saber cuándo soltar las amarras, para ahorrarse sufrimiento.

Un beso.

Sakkarah

SANTIAGO LIBERAL dijo...

los barcos zarpan y siempre queda el puerto a la espera
Un placer saludarte

cirugia plastica de nariz dijo...

"un aura de fuego
se forja en tu adentro,
es luz
que encandila la noche
al gélido invierno" hermosa frase para un final sublime!