jueves, 26 de abril de 2012

Darfur




Imagen "Blak-Madonna"
 Vanessa Beecroft
(Guggenheim Bilbao)
Clikea  imagen.


 África
madre fecunda
esperanza ciega
el abuso y la injusticia
te han dejado,
desnuda
hambrienta

y ahora
de tus pechos vacíos
cuelgan tus hijos

y te sientan
en un futuro de tinieblas

y te cubren
con la sangre roja de la guerra
roja, roja, tan roja
como mi vergüenza.







26 comentarios:

merce dijo...

Lo has dicho tan intenso que es un zarandeo a las conciencias.

Sangra, se desangra África, en tu bello poema.


Un beso Marisa

José Manuel dijo...

Un profundo grito contra la injusticia de Africa, esa gran verguenza del mal llamado siglo de progreso.

Besos

La Solateras dijo...

Querida Marisa, te me has adelantado. Llevo días dando vueltas a esta foto y a un poema sobre ella.

Había que decirlo.

Un beso grande.

Marinel dijo...

Es tan descorazonador,tan terrible...doloroso hasta las lágrimas.
Duele aún más si cabe lo nada que se hace por solucionarlo.
Besos.

TriniReina dijo...

Así es, Marisa. No se podía decir con más fuerza ni más bellamente.

Ante la situación de África todos perdemos un cuarto de humanidad. Todos le debemos algo. Todos sentimos y,por desgracia, casi todos callamos...

Besos

Verónica C. dijo...

Te APALUDO.
Vergüenza nos debería dar si consumimos productos africanos.
Aquí tenemos arroz, fruta... No hay por qué saquear al hambriento.
Ni colaborar en guerras comprando piedras preciosas, por ejemplo.
Y ni hablemos del coltán...

Besos querida Xanela

andré de ártabro dijo...

Decía yo recientemente :
.....cuencas vacías y sus vientres hinchados sin tu euro y sin el mio mirando para otro lado
sin sentir vergüenza
¡¡ta tranquilos!

...Y además tiñendo con sangre esa mi vergüenza..por esconder mi conciencia.
Magnífico Marisa, ¡magnífico!
Besos.
Besos.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimada poetisa Marisa (te traslado aquí este comentario en respuesta al tuyo en mi bitácora):

Somos vida-muerte, quizá ni nos esté esperando La Parca porque vamos muriendo de a poquito, viendo también de a poquito, a como podamos. La existencia de los organismos vivos es una epopeya, un drama sin fin. Y ahí vamos remontando en los genes de nuestra descendencia en una historia sin fin.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank Ruffino

26 de abril de 2

FRANK RUFFINO dijo...

Amiga Marisa: así como lo sientes en tu poema, y aprovechando mi anterior comentario: la vida-muerte en África se manifiesta en toda su exuberancia, en lo humano y la dinámica en y con las especies.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank Ruffino

Adriana Alba dijo...

Intenso poema Marisa.

Una triste realidad que nos duele a todos.

Un fuerte abrazo.

Alicia María Abatilli dijo...

En África no llueve, sólo la guerra llueve, sangra esa herida abierta.
Gracias por esta entrada.

Gilberto Cervantes dijo...

Fuertes, tristes y bellisimas letras que denuncian la miseria que pulula en Africa.

Felicitaciones Marisa!

Luján Fraix dijo...

Qué profundo tu poema!!!
Llega hondo cada palabra, duelen, agobian los sentidos ante una realidad sin conciencia.

Un besito

De cenizas dijo...

Precioso poema, cargado de verdad, de denuncia del desmantelamiento de un continente.


besos

José A. Socorro - Noray dijo...

Veo que la visita al Guggenheim ha dado sus frutos. Has logrado bordar el poema con ese cierre magistral.

Me has recordado un haiku que escribí hace tiempo para una madre africana:

La muerte acecha
clavándose en el pecho
la seca hambruna.


Un fuerte abrazo.

Gloria Reyna dijo...

Precioso e impactante tu poema Marisa,felicidades por la "garra" con la que sacudes las conciencias.
Un abrazo y mi admiración querida amiga

Amig@mi@ dijo...

HOY ME DEJASTE SIN PALABRAS, Marisa.
Preciosa la imagen, por desgracia demasiado ciertas tus palabras. Un post de premio, amiga
Abrazos

mj dijo...

África,hija del desaliento,
de la mordedura
y el hachazo metálico
de la ceguera colectiva…
Conmovedor Marisa
Un beso

Nines Díaz dijo...

La imagen, Marisa, es tan impactante como el poema. El color de la verguenza (maravillosa metáfora)que nos transmites es el color de su sangre.

Un abrazo.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Marisa, me has hecho llorar, conozco esa gente hambrienta, desolada y explotada.
Me haces orar.
Gracias.
Con ternura
Sor.Cecilia

Sneyder dijo...

Es terrible y tan doloroso ver tanta injusticia… ¿Algún día se pondrá remedio? ningún país hace nada por mitigar tanta hambruna.

Un cálido abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

África, siempre desnutrida...

Saludos y un abrazo.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

¡¡No hay palabras!!
Solo un dolor profundo.
Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

Lembranza dijo...

Uff!! verla fue un impacto, su cara era la muestra más clara de lo que es el sufrimiento. Posiblemente, ya no sufre por ella, si no por esas dos criaturas agarradas a sus pechos, intentando mamar la ultima gota de leche que le quede a su madre.
Preciosísimo poema Marisa. Una vergüenza, tienes razón.
Un abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

Hace tiempo que se desangra, y no nos queda más que sequía en el alma.

Besos, Xanela.

María Bote dijo...

Que bello el poema y que estremecedor el contenido, amiga. Ya ves, las afinidades de los poetas, el 8 de mayo, tengo yo uno escrito "A LA MUJER AFRICANA" con el mismo tema (que tanto me angustia)

Un abrazo. Marisa