lunes, 12 de septiembre de 2011

Huellas en la arena


.

Foto Xanela



El aroma de este mar
del que respiro
me hace olvidar
por un instante
las sombras de un otoño
que se acerca
y los pasos de un verano
ya vencido

no volverá a besar mis pies
la ola que ha llegado dulce
y se deshizo
llegarán otras
con color del infinito
con sabor de algas y caracolas
mas todo, todo
será distinto.





34 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

Por suerte, amiga. YO que soy tan amiga del otoño, me encanta que incluso las olas tengan otros tintes.
Me gustó
;)
Abrazos

De cenizas dijo...

El mar está lleno del alma de las huellas que se llevó. Será distinto....¿y por qué no mejor?


besos

La Zarzamora dijo...

Esas huellas permanecerán en el otoño, y aunque de tintes distintos, nos permitirán seguir navegando por otro mar.
Una joyita, Xanela.
Besos.

andré de ártabro dijo...

Este mar , tu mar , nuestro mar, que tu respiras , nuestro mar que "es vida"
Te ha inspirado los más bellos versos...en este verano ya vencido

Y...si todo será distinto pero.... quedan por siempre hechos letras tus suspiros.
Marisa, me han impresionado hoy tus versos.
Un beso

MORGANA dijo...

Ese mar es el mismo en cualquier estación del año,unas aguas doradas te volverán a besar los pies.
maravilloso,Marisa.

Sakkarah dijo...

Una poesía muy profunda...

Todo pasa, todo llega y nada se puede retener, ni nada vuelve de igual manera.

Un beso.

Anónimo dijo...

-Es lo mejor

Besos

Rochitas dijo...

y hasta que esas olas vuelvan a tocarnos, habremos sin duda cumplido un nuevo ciclo.

Ana Galindo dijo...

Todo distinto, todo cambiando. A veces esas olas llegan a nuestros pies sólo para abrazarlos y luego regresar. Pero su efecto permanece aunque luego sea todo distinto y todo siga cambiando.

Besos poeta

Adriana Alba dijo...

Toda cambia, es universo està en movimiento todo el tiempo, cada estaciòn nos trae aprendizaje profundo, tenemos que estar atentos a los sonidos y paisajes de la naturaleza.

Y tus poemas son tan bellos que yo ademàs de leerlos los escucho, los respiro, los toco y los degusto.

un abrazo y buen comienzo de semana, desde mi Buenos Aires querido y primaveral.

Gloria Reyna dijo...

Que hermoso poema, casi, casi me derrito yo también.
Has conseguido que sienta ese mar, esas olas...
Cariños

Luján Fraix dijo...

HOLA QUERIDA AMIGA
EL OTOÑO ES BELLO TAMBIÉN, TIENE ESOS MATICES, EL GRIS-ORO, LAS TARDECITAS CON SUS MURMULLOS DE PAJAROS...
ES MUY POÉTICO, LO MISMO QUE LA PRIMAVERA.

BESITOS

Leonel Licea dijo...

Pintas con palabras el mar y ese otoño que ya está tocando a la puerta. Hermoso poema, Marisa.
Un abrazo.
Leo

Sneyder dijo...

Me gusta el otoño adormecido y el mar solitario en esta espera…descansa temeroso frente al invierno esperando a la alegre primavera…

Un beso

María Bote dijo...

Precioso poema, Marisa. La espuma de la ola que llega a nuestros pies, siempre será distinta, mas simpre también, hermosa e inspiradora para los/as poetas que amamos tanto el mar.

Besos. María

Palabras como nubes dijo...

Es cierto... Ninguna ola, nada, ni siquiera un segundo es igual. Para bien o para mal, pero distintos, todos.

J&R

TriniReina dijo...

Sí, será distinto, pero habrá que encontrarle la gracia, tal como antes lo hicimos.
Toda estación tiene su belleza propia y todas nos elevan para su causa.
A mi me gusta el mar para mirarlo y en el otoño se presta.

Besos

marce dijo...

Buenos días... otros colores apareceran muy pronto, y vendrán a alegrar la falta de luz que se aproxima.

Narci dijo...

Eso es lo bello de la vida que cada ola, cada hora es distinta si nosotros dejamos que lo sea y bailamos a su ritmo siguiendo su melodía.

Besos

Amor Eterno dijo...

Olas con aroma a fe y esperanza.



Saludos.

merce dijo...

Todo cambia a cada instante, así es, pero cada acontecimiento nuevo puede ser una maravillosa aventura, pura gracia, si nos rendimos y nos entregamos a ello.

Un abrazo Marisa.

Nacida en África dijo...

Distinto y a la vez igual, mi querida Marisa. Noto que esa melancolía que también es bella se va adueñando de nosotros.Eso no quita para que el poema esté lleno de belleza.

Brisas y besos.

Malena

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Tengas tristeza, melancolía o alegría, tus poemas son muy bellos, y si dibujas tus pies en la arena de la mar más bellos son tus versos
Con ternura
Sor.Cecilia

JOSH NOJERROT dijo...

Vamos cambiando, el tiempo se encarga de demostrarlo, huellas en la arena y en el corazón, recordándonos que nada es para siempre...abrazzzusss

David C. dijo...

las playas se extrañan.

JAVIER AKERMAN dijo...

Que hermoso, Marisa. Y con ese "aire" zen que tanto me encanta, la impermanencia de lo bello.
Un abrazo.

Sidrina dijo...

Precioso Xanela yo me he traido en una botella arena de ese mar para poder pasar el invierno mejor.
Bo verán, moitos bicos.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Quisiera que entrara pronto el otoño, pues aquí en Almería tenemos todavía un calor insoportable.
Me encantan las huellas de las plantas en la arena.
Un abrazo fuerte amiga y gracias por tus comentarios en mi blog.

Soledad dijo...

No, Marisa no será la ola, nunca se repite, pero seguro que será más dulce aún que la otra, algas y caracolas, se renueva igualmente como las estaciones.

El otoño, no me entusiasma, sin embargo sé que no tiene porque ser triste. No es la estación somos nosotros los que ponemos sombras a lo que quizás brille.

Un beso enorme, y que sea maravilloso este otoño para ti.

Gabiprog dijo...

Ahora toca abrirse paso por las hojas caidas... Pero haciendo camino siempre.

Un abrazo

Jorge Encinas Martínez dijo...

"Todo será distinto". Yo también respiro del mar y me siento identificado con esa manera de sentir el paso del tiempo.

Un abrazo

SANTIAGO LIBERAL dijo...

uno va llegando a ese otoño aunque a veces no nos guste.
Un hermoso poema. Un placer leerte y saludarte

Marina-Emer dijo...

Deja de situar tu felicidad cada día más distante de ti!
No coloques el objetivo demasiado lejos de tus manos, abraza a los que están a tu alcance hoy.
*ARISTÓTELES*
preciosos tus versos y el mar
feliz fin de semana
besos
Marina

Ananda Nilayán dijo...

Qué tiene el mar que su sola mención nos lleva al silencio y a la quietud???
Bendito movimiento, nada permanece, nada es estático, ni el sonido de las caracolas ni la piel que se vuelve sal.
Todo distinto, menos mal, qué oportunidad :)

Besos mi querida Marisa