martes, 15 de marzo de 2011

El silencio de los muertos




Huyen las aves del paraíso
cuando tiemblan
los cimientos de la Tierra,
se acabó el sosiego
en aquellas aguas oceánicas,
hicieron de su azul
un gran delirio
que ávido su vientre
traga y traga

un hálito de frío
invade los espacios que respiro
que hiela y duele

recojamos en el alma
todo lo que dice
el silencio de los muertos.





43 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Qué bien has sabido describirlo, querida Marisa.
Un poema estremecedor.

Un beso!!!

Palabras como nubes dijo...

Qué buen poema. "Se acabó el sosiego", es verdad.

Saludos
Jeve y Ruma

Ananda Nilayán dijo...

Hagámoslo, y no olvidemos lo frágiles que somos ni que todos somos la misma materia.

Un beso, es un poema grande

Bolboreteira dijo...

UFF!! Acábanseme de poñer o velo de punta, que escalofrío.Fermos versos!
Estas cousas deixan a unha atónita e o mesmo tempo é unha lección de humildade para todos.Ante a nai natureza somos pequenos, pequenos, pequenos.
Bicos!

fonsilleda dijo...

Marisa, lamento tener que decir eso tan manido de ¡qué bien lo has hecho!. ES triste tener que reflejar tamaña tragedia, tanta desesperanza, tanto dolor y ese frío que invade y paraliza. Y es más triste decir "está bien descrito".
Sólo queda tu "silencio de los muertos".
Bicos.

Alma naif dijo...

Silencios que gritan dentro de los corazones de los que esperan...
Triste realidad hemos vivido y seguimos viviendo junto a ellos, aún desde la distancia.
Besos a tu alma mi querida Marisa.

Fibonacci dijo...

Un bonito y triste poema para esas personas que sufren en estos momentos esa desgracia...un saludo

Gabiprog dijo...

Sopla el peor de los inviernos,
ese que nos deja la memoria teñida de tristeza.


Un abrazo.

la reina del mambo dijo...

Muy buen poema.
Escuchemos a la madre tierra, no somos sus dueños, solo vivimos aquí.
Un beso

Amig@mi@ dijo...

HOY hemos coincidido en el DOLOR.
...
Un triste abrazo

María Bote dijo...

Muy buen poema, querida Marisa, sobre la tragedia que a todos nos sobrecoge, amiga.

La poesía es vehículo para expresar el llanto y la risa, la dicha y el profundo dolor, como en este caso.

Besos. María

Adolfo Payés dijo...

Me quedo con la maestría de tus versos..

Un gusto visitarte.


Un abrazo
Con mis Saludos fraternos de siempre..

De cenizas dijo...

Y ahora las aves nucleares envenenan el aire... Por desgracia lo peor está por llegar. ¿Progreso?


besos

El Drac dijo...

La catástrofe de Japón nos ha dejado a todos consternado, muy sentido tu homenaje

TriniReina dijo...

Un silencio que, salvando las distancias, nos llega a todos cuando vemos las imágenes y pensamos qué leves y frágiles somos.

Te felicito por el poema y por tu manera de homenajearlos.

Besos

Laura Caro dijo...

Qué bien lo expresaste Xanela.
Así andamos todos, con Japón en el alma y en la cabeza.
Un abrazo muy fuerte.

JAVIER AKERMAN dijo...

Sobrecogedor, querida Marisa.
Trasladas con el poema el alma de Japón y de su tragedia.
Un fuerte abrazo.

Jorge Torres Daudet dijo...

Tremendo ese silencio que grita y se oye en todo el mundo.
Abrazos.

EL AVE PEREGRINA dijo...

Cuando la tierra no descansa el miedo se impregna en los corazones...la paz ya no es...paz...se torna intranquilidad.

Bello Marisa.

Un abrazo.

ONUBIUS dijo...

Ese silencio que nos recuerda cuan vulnerables somos, cuanto daño estamos propiciando con nuestras ansias de gobernar lo ingobernable, lastima llegar al silencio, para darnos cuenta que debemos rectificar...

abrazzzusss

Nacida en África dijo...

Mi querida Marisa: Recoges en tus versos todo el dolor y el horror de un pueblo que sufre de una manera indecible. Es un testimonio hecho con gran cariño.

Brisas y besos.

Malena

Adolfo Payés dijo...

Paso a re leerte..

Muy sentido poema.. me quedo con el en la reflexión de los tiempos..


Un abrazo
Saludos fraternos..

La sonrisa de Hiperión dijo...

El mundo tiembla de miedo, y todavía no hemos entendido nada... Siempre un placer pasar por tu casa.

Saludos y un abrazo.

Espinar dijo...

Tus reflejos son encantadores. Mirar al mundo atraves del alma, sentir que el corazon late con cada una de esas lagrimas surgidas entre tanta devastatcion,

Gracias

Elvira Daudet dijo...

Querida Marisa:

Estremecedor poema, ilustrado por las terrorificas y caóticas imágenes que hemos visto, de un país rico y más avanzado en las teconologías punteras destruido de raíz.

Imágenes que se suman a las dolorosas de Taiti y de todos los pueblos pobres que vienen padeciéndolas desde siempre. La madre Naturaleza, enfurecida por el mal trato que le damos, no hace distingos entre sus hijos sean pobres o ricos.
Besos guapa.
Elvira

FERNANDO SANCHO BLANCO dijo...

El poema nos deja ver a través del papel de arroz japonés, lo frágil de nuestra vida. Saludos

MORGANA dijo...

Como puede cambiar la vida en pocos minutos¿Verdad?Lo has plasmado con una delicadeza profunda y triste.
Besos.
Intentaré tomármelo con calma y quizás no pueda comentar siempre.
Besos Marisa.

JFL dijo...

Precioso poema que recoje muy bien el dolor de la perdida y la muerte.
Un abrazo

Terly dijo...

Tus versos, querida Marisa, muestran un espejo en el que se refleja tu dolor.
Tras una ausencia obligada, aquí estoy para agradecerte el afectuoso comentario que dejaste en mi soneto "Los Poetas".
Espero verte en Granada.
Te anticipo un beso cibernético.

Sakkarah dijo...

Qué tristeza...

Un beso.

Ashia dijo...

Has escrito perfectamente el espejo del dolor, y que frío corre por el cuerpo.
Es tiempo para pensar...

Un beso grande

gaia56 dijo...

El dolor y la ausencia hecha poema certero.
Un beso.

Sidrina dijo...

Un besote y no nos olvidemos de lo que somos.

Esilleviana dijo...

Es cierto, refleja el dolor y el sufrimiento que causó la Naturaleza, a la que por algún motivo, hemos ido considerando inofensiva, incapaz de cuasar daño,casi inocua y siempre demostró su crueldad y fuerza para deshacer todo lo que el hombre ha creado, su poderío.

Me gustó mucho.

un saludo.

merce dijo...

Que precioso final,
para tanto dolor.
Silencio...!!!

Un abrazo Marisa.

Emilio dijo...

Han sido unos días llenos de dolor, Marisa, y lo peor es que continuarán siéndolo para los que allí habitan.

Abrazos.

Rosa María dijo...

un hálito de frío
invade los espacios que respiro
que hiela y duele


Amiga Marisiña, es cierto que hiela y hiere, pero lo peor es que no hablamos en pasado, seguimos hablando en presente.
Un biquiño

Balovega dijo...

Buenas noches

Un bello poema y a la vez triste sus bellas palabras

"un hálito de frío
invade los espacios que respiro
que hiela y duele"

Un abrazo de buen domingo

Ana Galindo dijo...

Terrible el dolor que se siente, y terrible la impotencia ante momentos como éste.

Impontente el poema.

Besos

Elsa dijo...

Imagino el silencio, Marisa, que sucede en los instantes posteriores a una tragedia semejante. Destrucción, desolación, dolor: "un hálito de frío/invade los espacios que respiro/ que hiela y duele". Así es; proporcionalmente doloroso a , no obstante,la belleza con la que lo describes.
Y en este caso el silencio es mucho más inmenso, porque en una silenciosa aceptación el pueblo japonés lucha por salir de la tragedia.

Muchos besos, Marisa.

Maria Varu dijo...

recojamos su silencio que aunque muertos siguen gritando...

un beso Marisa

Adriana Alba dijo...

cOMO DUELe ÉSTE SILENCIO mARISA!

eNVIEMOS LUZ Y ORACIONES DE PAZ PARA TODOS ELLOS, ESTOY SEGURA LLEGARAN A DESTINO.

aBRAZOS!

Gara dijo...

Un precioso poema aunque triste.

Recemos mucho para que nuestras oraciones les de fuerza para sobreponerse a esta adversidad.

Abrazos