jueves, 3 de junio de 2010

Castillos de arena

Pintura (Michael & Inessa)

Me he regalado tarde ociosa

con sabor a té y menta,


suspiros de sal y yodo

inocente algarabía

dorada piel de canela

gozando de blanca espuma

y castillitos de arena .


Palomas y gaviotas

se confunden en el vuelo,

con las alas extendidas

flotan al compás del viento


en el azul de mi cielo.

38 comentarios:

Ananda Nilayán dijo...

Qué buen regalo te has hecho!!!
Mañana me toca a mi.

Un beso.

El ave peregrina dijo...

Esa algarabía y ese sol debe de ser maravilloso...y no digo más porque si lo auto-regalamos...¡Qué mejor...!

Un abrazo y no te quemes...

Carla Peterson dijo...

Y que bonito regalo!
A veces tambien me regalo esos momentos!
Me hiciste acordar a mis últimas vacaciones, el dia que me despedí del mar, miraba cada movimiento que las gaviotas al atardecer hacian sobre mi y le tomé un par de fotos!
Excelente como siempre Marisa!
Besos y abrazos.

Rosa María dijo...

En azul es un bello color y más cuando es azul-cielo. Amiguiña Xanela-Marisiña, me ha gustado el poema y me he pintado también del bello color; azul- cielo.
Un abraciño,
Rosa María

Silencios de poesía (Mari) dijo...

Qué bonito y tranquilo regalo te has hecho, en tus versos se goza de esa tarde con olor a mar, a luz a sosiego, a algarabía de aves en vuelo, en ese azul de tu cielo, que también me quedo.
Muy grato leerte, Marisa.

Besos, amiga.

merce dijo...

Un dulce regalo de sosegada belleza...!!!



Un abrazo Marisa

Amig@mi@ dijo...

Qué casualidad,
Yo también estuve hoy en la playa por primera vez este año y pensaba...
Casi como tú.
Besos

Elen dijo...

Genial!!
Una tarde de sol y salitre en la piel; olor a mar y ruido de niños jugando...
Eso siempre es un buen autoregalo
Besucos!

Ashia dijo...

Ay Xanela ! como me gusta el ruído de las gaviotas en ese mar tan querido que es el tuyo, y como imagino ese té y menta contemplando toda esa belleza.

Siempre precioso, haciendo tocar la blanca espuma.

Besos

Roberto Esmoris Lara dijo...

Qué alegría en las arenas
La paz del cielo y las aves
el murmurar de las olas
y hasta el salitre en el aire
se habían quedado quietos esperándote
esperándote

Besiños, dulce Marisa

TriniReina dijo...

Un regalo hermosamente sensillo y grandiosamente sereno. Que se multipliquen los regalos así.

Besos

bixen dijo...

Me apunto a tu avatar!

fonsilleda dijo...

Ese azul también es mío, pero esa mirada que nos regalas, es sólo tuya.
Bicos

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

¡Cómo mola ese autoregalo! Tiene un ritmo que lo hace aún más apetecible.

Sakkarah dijo...

Eso es que te cuidas muy bien.

Siempre son bellas tus poesías.

Un beso.

Maria Varu dijo...

oh! Marisa... que maravilloso regalo, yo nunca me acuerdo de regalarme a mi misma

bien es cierto, que pasear por tu casa es un regalo de armonía...

besos Marisa

La sonrisa de Hiperión dijo...

es que yo siempre he sido de romper los castillos de los demás... jajajaja


Saludos y un abrazo enorme.

Noray dijo...

Excelente regalo, que lo es más al compartirlo.



Un abrazo.

serpai dijo...

Hola...!

Sabes...? Mi blog cuenta ya con un año...! Y para la ocasión he escrito algo que también es para ti... y, de paso, puedes ver que hay un sello que puedes llevar, si así lo quieres... Pues, como su nombre lo indica, sirve para "sellar" este vínculo que nos ha unido en este tiempo transcurrido...., eso me encantaría..., y haría completo este festejo y mi alegría...!
O si no..., te regalo una flor de Ceibo que es la flor de mi país: Argentina.

Gracias por tu presencia...!

Saludos,

SERGIO

anamorgana dijo...

Al leer tu poema he hecho un castillo de arena en mi corazón.
Estupendo me ha encantado y la pintura también.
Gracias y buen fin de semana.
Besos

Mery Larrinua dijo...

Senti en tus palabras olor a mar, arena...
un abrazo

María Bote dijo...

Qué bonito, Marisa. Me hace sentir que estoy ya sentada en la orillita del mar, escuchando sus ruporas y admirando el blanco vuelo de las gaviotas.
Besos. María

Sir Bran dijo...

Lo más lucrativo... suele ser económico y de fácil acceso.
Tus castillos son de arena y tiempo.
Regálate más... estos ocios.
Un besiño.

Amaya dijo...

Qué bellezón de poema Marisa!
Me han entrado unas ganas inmensas de fugarme a la playa, de tostarme de canela, de beber esa brisca fresca, colmada de gaviotas..

Me transportaste alli, a la paz azul del mar que de forma tan preciosa evocas

Mil besos

Amaya

Lunska Nicori:BegoñaGTreviño dijo...

Nunca una tarde ociosa pudo ser mejor y tan bien versada...como arena dorada tapizas mis sentidos y me revuelves como una ola.
Un besín, lleno de cariño

Alís dijo...

Qué buen regalo te has hecho! Como regalo es que nos hagas partícipes de él con este poema.
Besos

Gala dijo...

Que mejores sensaciones podemos recibir del mar,
Hermoso momentos llenos de calma.

Un gran beso

De cenizas dijo...

Te has regalado una tarde preciosa, y nos has regalado unos versos magníficos.... gracias


besos

-.PSGF.- dijo...

quiero un regalo similar ... describiste una escena perfecta... donde se conjugan varias emociones ... el mar imponente las aves sobrevolando tu ahi observando que mas se puede pedir...

Gabiprog dijo...

Una magia así va a ser leida de nuevo con mi hija, seguro que le encantará!

:)

Rosario dijo...

Estupendo regalo, estupendo descanso, y estupendo poema.

Sigue regalándote esos momentos tan felices.

Un abrazo desde mi librillo.

Jesús Arroyo dijo...

http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/
Para confirmar asitencia, nueva entrada.

Lasosita dijo...

He sentido el olor del mar, de la arena mojada, del calor y de la brisa. Eres hechicera...


Besiños... ( ya he vuelto )

Chousa da Alcandra dijo...

De cando en vez hai que agasallarse así de ben.
(A pintura ten un ramalazo a Sorolla de moito raio eh!)

Carver dijo...

me encantan los poemas azules con aromas a mar en una tarde ociosa...

besos

irene dijo...

Precioso el regalo que te has hecho, me lo guardaré para hacérmelo algún día cuando esté frente al mar.
Nos vemos en Septiembre.
Biquiños, Marisa.

Marinel dijo...

Una tarde como esa,sin duda es un regalo a disfrutar cada segundo.
Y mientras las gaviotas vuelan haciendo compañía...
Preciosos versos,querida Marisa.
Besos.

mj dijo...

Deberiamos regalarnos muchas tardes ociosas, yo lo hago tan amenudo como puedo...
Abrazos
mj