lunes, 30 de junio de 2014

Susurros de ensueño

 













Foto xanela


Desde que se nace
hasta que se muere
uno se mece
por el gong de las horas.
Te caes y te yergues
sin contar las miles de veces
que respiras
entre el sol y el acebo.

Más allá de ti
entre susurros de ensueño,
te prestan un latido
para seguir viviendo.





7 comentarios:

TriniReina dijo...

Pero un latido. Prestado, pero latido que conmina a sobre las horas seguir.

Besos

Ligia dijo...

¡Qué bonito! La generosidad de un latido es mucho para seguir respirando... Abrazos

Narci M. Ventanas dijo...

Y ese latido puede convertirse en semilla de otros muchos latidos.
Bello
Besos

J. R. Infante dijo...

Aunque sea prestado, cómo se agradece, aunque yo me quedo con tus versos, ellos si que hacen soñar de verdad.
Un abrazo

De barro y luz dijo...

Y en ese limbo temporal de latidos solitarios o compartidos,
transcurrimos.

Bss

LA ZARZAMORA dijo...

Y que ese latido, nunca nos falte...
Aliento y suspiro necesarios para seguir respirando.

Besos, Xanela.

Verónica Calvo dijo...

Prestado.
Disfrutemos de tanta belleza mientras.

Besos, querida Maarisa